Cátedra Alexis de Tocqueville

Con el objetivo de promover el estudio, la investigación y la difusión del pensamiento de Alexis de Tocqueville (1805-1859), intelectual y político francés quien asentó las bases de la democracia contemporánea, se funda esta cátedra dirigida por el profesor Óscar Godoy Arcaya, Doctor en Filosofía por la Universidad Complutense de Madrid.

Fundamentos de la Cátedra

Alexis de Tocqueville puso los bases de la teoría democrática contemporánea con la publicación de su obra “La Democracia en América”, aparecida en París en 1835 y 1840.

Hasta fines del siglo XVIII, la teoría sobre los regímenes políticos estaba fuertemente anclada en los temas de la soberanía, el Estado y las monarquías vigentes en Europa. La aparición de la obra de Tocqueville fue un acontecimiento sorprendente, al descubrir un nuevo campo de estudio y análisis político: el régimen republicano democrático surgido de la revolución americana de 1776.

Durante los siglos XVI al XVIII la palabra “democracia” tenía un significado reducido y excluyente, circunscrito a un régimen practicado en la Antigüedad, que solamente podía aplicarse al gobierno de pequeñas comunidades políticas, como las ciudades-estado griegas del siglo IV a.C. La Democracia en América amplía el repertorio de la teoría de los regímenes políticos para incluir la invención democrática norteamericana. El libro tuvo un clamoroso éxito editorial y no solamente produjo un fuerte impacto en los medios intelectuales sino en la opinión pública en general.

Por otra parte, La Democracia en América introdujo una profunda innovación, el estudio de la “sociedad civil”, al considerarla como una esfera autónoma e independiente del Estado. Tocqueville expuso y objetivó el fuerte arraigo de la libertad y la igualdad en la sociedad americana, incluyendo su estudio en lo que en el futuro llegaría a transformarse en una nueva ciencia, la sociología. Los estudios de Tocqueville sobre la sociedad civil norteamericana y la evolución de la sociedad civil durante el Antiguo Régimen francés constituyen el fundamento de su audaz tesis sobre la potente e irreversible expansión de la democracia al resto del mundo durante el siglo XX, y de la consolidación, en nuestro tiempo, de la legitimidad democrática como principio político universal.

Alexis de Tocqueville no solamente sorprendió por su notable aporte a la teoría política, la historia y la sociología, sino por su penetrante previsión del futuro político occidental y mundial. Sus estudios de los fenómenos políticos y sociales no son puramente descriptivos del estado presente de la realidad (en el siglo XIX). Él también se adentra con audacia en el futuro.

No para proponer una utopía, como aquélla de Tomás Moro, ni un relato prospectivo fundado en una escatología o en presuntas leyes de la historia, al modo de Marx. Tampoco parece guiarse por la idea ilustrada de un progreso indefinido de la humanidad y la idealización abstracta de su pronóstico democrático.

Su perspectiva es profundamente realista. En efecto, Tocqueville descubre en la realidad factual de la democracia americana los elementos seminales del desarrollo político y social por venir de la humanidad y el advenimiento de un ciclo histórico universal que se inauguraría en el siglo XX.

Su previsión de la democracia “que viene” es realista, compleja y en cierta medida dramática, porque supone la difusión polémica de la libertad, por una parte, y un debate sin fin previsible sobre su relación con la igualdad, por otra. En este contexto, Tocqueville pudo conjeturar la aparición de una segunda alternativa democrática (el despotismo democrático), fundada en la igualdad y su prioridad sobre la libertad. De este modo, según Tocqueville, el escenario de la evolución política de los tiempos modernos necesariamente estaría marcada por la impronta de un debate polémico y un difícil antagonismo entre dos modelos de la democracia.

El pensamiento político de Tocqueville, en consecuencia, no se refiere solamente a una teoría del Estado y del gobierno, sino también a un proceso histórico de expansión política de la democracia y la constitución de un nuevo modo de vida social, como ha quedado demostrado por el advenimiento y despliegue de la democracia política y social en el siglo pasado y en el nuestro. Todas estas razones justifican la creación de la Cátedra Alexis de Tocqueville, que tiene como vocación tanto el estudio y difusión del pensamiento de este intelectual francés como de la teoría de la democracia contemporánea, a través de actividades que cuentan con el concurso de destacados académicos latinoamericanos y de ámbito internacional.

Tocqueville descubre en la realidad factual de la democracia americana los elementos seminales del desarrollo político y social por venir de la humanidad y el advenimiento de un ciclo histórico universal que se inauguraría en el siglo XX.

Noticias Destacadas
mayo 27, 2021

Publicación anual dirigida por Óscar Godoy es única en Latinoamérica y contiene una selección de estudios y ensayos relacionados con el autor francés.

octubre 12, 2017

Según expositores, fenómenos como el populismo fueron previstos por el intelectual.

septiembre 26, 2017

Se debatirá relación del pensador francés con la democracia contemporánea.

Presentación
Fundamentos de la Cátedra
Redes Sociales
Instagram