Harald Beyer
Harald Beyer
Rector

El proceso de acreditación 2020 es una oportunidad para mostrar, por un lado, los avances que ha exhibido la Universidad Adolfo Ibáñez desde la acreditación anterior y, por otro, ratificar el compromiso que ella tiene con la mejora continua de todos sus procesos. La UAI es una de las quince universidades del país acreditadas en las cinco áreas que contempla la institucionalidad vigente: gestión institucional, docencia de pregrado, investigación, vinculación con el medio y docencia de postgrado. En las cinco dimensiones los progresos han sido significativos. Por ejemplo, en 2014, año previo a la acreditación, las publicaciones WoS de académicos con afiliación UAI sumaron 111. Este año estimamos que el número podría superar las 250. Asimismo, hemos ido consolidando un modelo de formación de pregrado pionero en Chile y que, estamos convencidos, es la mejor manera de formar a los jóvenes para un mundo de cambios disruptivos. Todas nuestras carreras con egresados están acreditadas como también lo están lo están los Doctorados. Asimismo, estamos avanzando en la acreditación de nuestros programas de magíster. La oferta de postgrado es cada vez más amplia y muy pertinente a las necesidades de profesionales chilenos y extranjeros. Nuestro crecimiento en programas online es gradual, pero sistemático. El cuerpo académico ha ido creciendo sin pausa y las evaluaciones docentes han ido al alza. Los estudiantes de la UAI exhiben altos niveles de satisfacción con la formación recibida, el apoyo que les presta la institución y el proyecto universitario que observan. Al mismo tiempo, nos hemos vinculado cada vez con la sociedad que nos rodea a través de diversas iniciativas. Por último, tenemos un solidez financiera evidente que permite proyectar nuestra universidad hacia el futuro.

Sin desconocer estos avances, de los que estamos orgullosos, también debemos reconocer que enfrentamos este proceso de acreditación con mucha humildad. Es aún mucho lo que resta para ser una universidad modelo. De ahí nuestro compromiso con una mejora continua. La autoevaluación, que es la parte medular de este nuevo proceso de acreditación, nos permitirá reconocer nuestras debilidades y acordar nuevos planes de mejora para seguir elevando los estándares de calidad que deben caracterizar a una universidad de excelencia. Nuestro financiamiento proviene principalmente de los aranceles que pagan estudiantes de pregrado y postgrado. Tenemos que tener una especial consideración hacia ellos en nuestro proyecto universitario. Vienen buscando una formación de primer nivel y debemos ser capaces de entregársela. La sociedad espera de nosotros una contribución intelectual de gran nivel. No podemos defraudarla. Esta labor debe contribuir al progreso de la ciencia, pero también a resolver necesidades que las distintas organizaciones públicas y privadas requieren para su desarrollo. Nuestro proyecto universitario se beneficia, además, de la interacción con distintos actores sociales, culturales, científicos, económicos y políticos. Esa interacción nos obliga no solo a poner dicho proyecto a disposición de esos actores sino que también retroalimentarlo para enriquecerlo y hacerlo más pertinente. Como universidad no podemos encerrarnos en nosotros mismos y tenemos el debe de aprender de la sociedad que nos rodea.

El proceso de autoevaluación y, más general, de acreditación es, entonces, una buena oportunidad para repensarnos como universidad en un sentido amplio. Es también un momento para compartir experiencias y opiniones sobre el estado actual de la Universidad y su futuro. Por eso, aspiramos a que este sea un proceso participativo que nos ayude a definir mejor los planes de mejora que necesitamos para ser una mejor universidad. La opinión de la comunidad es insustituible en este proceso, porque enriquece el proyecto universitario y también nos ayuda a reconocer falencias que a veces no somos capaces de ver o que si las vemos olvidamos en el ajetreo habitual de nuestras actividades. Siempre he creído que las tareas que realizan todos nuestros colaboradores, académicos y no académicos, es muy noble. La universidad desde su creación hace casi mil años (en el carácter que hoy día le reconocemos) o hace casi mil 700 en su versión inicial ha sido una institución clave para el progreso de las naciones. Sin embargo, su papel no siempre es reconocido en su real dimensión. Y es más bien fuente de crítica, a menudo injustificada. Este nuevo proceso de acreditación es, por tanto, también una posibilidad de presentar, sin desconocer nuestras limitaciones, las bondades de nuestro proyecto universitario. Estoy seguro que en esta iniciativa tan relevante para el futuro de la Universidad contraemos con el apoyo de la comunidad.


Etapas del Proceso
  1. Noviembre
  2. Diciembre
  3. Enero - abril
  4. Abril - mayo
  5. Junio
  6. Agosto
  7. Septiembre - octubre
  8. Diciembre
  9. Etapa de evaluación externa
  10. Decisión CNA
  1. 2018
    Noviembre

    - Inicio del proceso
    - Conformación de equipo conductor
    - Equipos definen miembros estables de comisiones
    - Definición de tareas y responsables

  2. 2018
    Diciembre

    - Definición de fuentes claves internas y externas

  3. 2019
    Enero - abril

    - Consulta a fuentes claves internas y externas
    - Realización de grupos focales por cada área de autoevaluación

  4. 2019
    Abril - mayo

    - Consulta encuestas de percepción a estudiantes, profesores, egresados y empleadores

  5. 2019
    Junio

    - Socialización a fuentes claves externas
    - Primer borrador del Informe de Autoevaluación Institucional

  6. 2019
    Agosto

    - Inicio proceso colaborativo de plan de mejora. Jornadas de reflexión, análisis y desarrollo
    - Jornadas de reflexión, análisis y desarrollo

  7. 2019
    Septiembre - octubre

    - Socialización y validación del plan de mejoras
    - Socialización para comentarios del informe de autoestudio
    - Cierre de informe
    - Subida de informe a sitio web para su disponibilidad
    - Subida de informe a sitio web para su disponibilidad

  8. 2019
    Diciembre

    - Solicitud de incorporación de inicio de proceso a CNA
    - Envío documentación a CNA

  9. 2020
    Etapa de evaluación externa

    - Revisión Formal de la CNA
    - Respuesta a la revisión formal de la CNA
    - Consultoría financiera externa
    - Visita de pares evaluadores externos

  10. 2020
    Decisión CNA

Descargar Cronograma


Comisiones de Evaluación

La Universidad ha establecido distintas comisiones para este nuevo proceso de acreditación institucional. Las principales funciones de los comités en el proceso de autoevaluación son:

  • Revisar la propuesta inicial de contenidos del informe.
  • Identificar y consultar en forma periódica a las fuentes internas de información especializada.
  • Solicitar reportes a fuentes de información especializada interna.
  • Redactar informe inicial de su respectiva área.
  • Consultar la opinión de las fuentes internas y externas claves por área, para asegurar la participación y representatividad del proceso de autoevaluación.

Para conocer cuáles son los comités y sus respectivos integrantes, descarga el documento disponible a continuación.

Descargar
Comisiones de Evaluación

Áreas de Evaluación*

El proceso de acreditación considera cinco áreas de evaluación: dos mínimas y tres adicionales (CNA-Chile, 2016, pp.12 -18 y Reglamento sobre Áreas de Acreditación, Resolución Exenta N° 01, de 5 de febrero de 2013 de CNA).

*Las áreas de evaluación corresponden a las establecidas por la CNA en el marco de la Ley 20.129. Con la puesta en marcha de la Ley 21.091 éstas tendrán modificaciones que no han sido informadas. Cuando estos cambios se produzcan, serán informados a través de este mismo medio.

Gestión institucional (mínima, obligatoria)

Se entiende el conjunto de políticas y mecanismos destinados a organizar las acciones y recursos -materiales, humanos y financieros- de la institución, en función de sus propósitos y fines declarados. Considera la organización y estructura institucional, el sistema de gobierno y la administración de recursos humanos, materiales y financieros.

Docencia de pregrado (mínima, obligatoria)

En este ámbito se considera el conjunto de políticas y mecanismos institucionales destinados a asegurar la calidad de la formación de pregrado, con especial énfasis en los aspectos relacionados con el diseño y aprobación de los programas ofrecidos; con su implementación y seguimiento; y con un análisis de sus resultados y los mecanismos para revisar y modificar el currículo, la organización de los programas, los métodos pedagógicos, los recursos humanos y materiales asignados a los programas o cualquier otro aspecto que afecte la calidad de la formación entregada.

Docencia de postgrado

Las Instituciones que opten por esta área deben considerar todas las actividades de posgrado que realice la Universidad. En caso de que sólo cumplan las condiciones establecidas para los programas de doctorado o maestría, CNA Chile determinará si la institución es susceptible de ser evaluada en el área.

Investigación

Por investigación se entienden las actividades sistemáticas de búsqueda de nuevo conocimiento, que impactan sustantivamente en la disciplina, tema o área a la que pertenecen. Sus resultados se expresan en publicaciones o en patentes.

Para optar por esta área, la institución debe desarrollar actividades sistemáticas de investigación de alto nivel en cuanto a la rigurosidad de los proyectos y a su contribución al desarrollo disciplinario o científico, en diversas áreas de su quehacer, expresadas en un conjunto significativo de proyectos de investigación integrados al sistema nacional de ciencia y tecnología. La evaluación para la acreditación refiere a las políticas y mecanismos institucionales destinados a asegurar la calidad de la investigación.

Vinculación con el medio

La vinculación con el medio se refiere al conjunto de nexos establecidos con el medio disciplinario, artístico, tecnológico, productivo o profesional, con el fin de mejorar el desempeño de las funciones institucionales, de facilitar el desarrollo académico y profesional de los miembros de la institución y su actualización o perfeccionamiento, o de cumplir con los objetivos institucionales.

Para optar por esta área, las instituciones deben contar con mecanismos sistemáticos de vinculación con el medio, que refieran a la parte sustantiva del quehacer de la institución y que tengan un impacto significativo en su área de influencia.
La evaluación para la acreditación se refiere a las políticas y mecanismos institucionales destinados a asegurar la calidad de esta actividad.

Materiales para autoevaluación
Guía para la autoevaluación interna
Descargar
Operacionalización de Pautas de Evaluación para Acreditación Institucional
Descargar
Orientaciones de la CNA
Descargar
Reglamento Áreas de Acreditación
Descargar
Reglamento Desarrollo Procesos Acreditación Institucional
Descargar
Acreditación Institucional 2020: Noticias
abril 11, 2019

Actividades de las comisiones iniciadas en octubre del año pasado, avanzan en forma activa y sin inconvenientes.

Contáctanos
Envíanos tus comentarios a carlos.araos@uai.cl
Porque nos inspira la excelencia, queremos conocer tu opinión.
Dirección de Aseguramiento de Calidad
Dirección de Aseguramiento de Calidad

Normativas - Acreditaciones de programas - Noticias

Ver más
Etapas del Proceso Comisiones de Evaluación Áreas de Evaluación* Materiales para autoevaluación Contáctanos Sitios de interés
Redes Sociales
Instagram