"La educación debe tener el propósito de anticipar en la sala de clases  el mejor mundo posible que podamos imaginar y construir"

En la actualidad existe en la gran mayoría de los/as chilenos/as la esperanza de dar un lugar prioritario a la educación y a la salud mental. En este camino no debemos confundir el éxito con el solo hecho de obtener un alto rendimiento académico. Una educación de calidad requiere buenos resultados académicos, acompañados de altos niveles de bienestar de la comunidad educativa.

La educación debe cumplir la función de ayudarnos a ser buenas personas, a disfrutar la vida junto a otros, a desplegar nuestros intereses y capacidades, y a lograr un desarrollo personal y profesional pleno. La educación debe tener como propósito el anticipar en la sala de clases el mejor mundo posible que podamos imaginar y construir. Hoy la psicología positiva en el mundo ha aportado a instalar en educación, a partir de la evidencia científica, nuevos modelos que promueven el bienestar y el florecimiento integral de las personas. A partir de estos antecedentes, el presente diplomado busca mostrar los aportes de la educación positiva en el mundo y entregar herramientas que permitan que toda la comunidad educativa alcance sus metas, con un alto grado de bienestar individual y colectivo.

 

Una tarea esencial de la educación es generar contextos en los cuales podamos encontrarnos y reconocernos desde nuestras culturas y tradiciones,  donde podamos aprender a con-vivir en un clima de mutuo respeto, colaboración e inclusión, entendiendo que en el libre despliegue de los talentos y potencialidades humanas reside la llave para avanzar hacia el bienestar colectivo.

Necesitamos que nuestros niños, niñas y jóvenes confíen en su educación, que estén satisfechos con sus vidas, que cumplan sus sueños y sean felices. Si trabajamos estos propósitos desde las escuelas, las nuevas generaciones van a poder establecer vínculos humanos saludables.  La evidencia científica y la experiencia comparada nos muestran que las escuelas que funcionan a través de vínculos de confianzas,  basadas en relaciones de justicia y equidad, ayudan a que sus miembros tengan mayores niveles de  satisfacción con la vida, además de lograr altos estándares académicos. Sin lugar a dudas,  la educación debe cumplir la función de ayudarnos a ser  buenas personas, a disfrutar la vida junto a otros,  a desplegar nuestros intereses y capacidades, y a lograr un desarrollo personal y profesional pleno. La educación debe tener el propósito de anticipar en la sala de clases  el mejor mundo posible que podamos imaginar y construir.

La educación debe ayudarnos a disfrutar respetuosamente nuestra libertad, integrando la diversidad.   Debe promover el aprendizaje a partir de la experiencia, del ensayo y del error, aquel que permite el desarrollo de la innovación y la sabiduría.  La educación debe promover que aparezcan las preguntas que preguntan, aquellas sin respuestas únicas. Debe inspirar la creatividad y la capacidad de sorprendernos, aquellas cualidades que hacen brillar nuestros ojos. Debe ayudarnos a desplegar nuestras virtudes, talentos y fortalezas, al mismo tiempo que nos dé herramientas para identificar y buscar respuestas a nuestras fragilidades y problemas no resueltos. La Educación debe ayudarnos a descubrir quiénes somos y a salir al encuentro tierno de los otros para convivir en comunidad. 

Para que la educación pueda cumplir su función, necesitamos también profesores e instituciones educacionales saludables. ¿Puede la Educación promover el bienestar y la felicidad en los estudiantes en Chile,  si muchos profesores presentan problemas de salud mental, están insatisfechos y no son felices con sus vidas? Necesitamos por lo tanto, generar las condiciones para que los profesores estén satisfechos con sus vidas y con su profesión y que sean los grandes referentes del sentido de la educación.

Creemos en la capacidad de trasformación del ser humano. Como una semilla, sabemos que en su  interior están todas sus potencialidades preparadas para germinar. Para que aquello pueda ocurrir, necesitamos  satisfacer en el día a día nuestras necesidades básicas, pero también necesitamos tener una buena salud mental y una sociedad que nos permita vivir en comunidad y desarrollar nuestras potencialidades y talentos.  

La educación y la psicología positiva en el mundo,  a partir de la evidencia empírica han impulsado nuevos modelos de desarrollo que promueven el bienestar y el florecimiento integral de las personas. A partir de estos antecedentes, el presente diplomado busca desplegar estos modelos y entregar herramientas para instalar una educación positiva que permita a toda la comunidad educativa alcanzar sus metas con un alto grado de bienestar individual y colectivo.          

Objetivos

Proveer a profesionales del ámbito educacional, distinciones y herramientas que contribuyan a incorporar la perspectiva del bienestar y de la educación positiva en su quehacer técnico y humano, aportando a la generación de comunidades y redes educativas positivas en Chile, ante los desafíos de la reforma educacional y del mundo actual.

Al término del programa los alumnos:

» Tendrán un marco comprensivo de la educación positiva y de su potencial para el logro de una educación integral, alineado con los Indicadores de Desarrollo Personal y Social (OIC) del MINEDUC, que genere bienestar en cada uno de los miembros de la comunidad educativa.

» Estarán actualizados en las bases biológicas, psicológicas y sociales de las emociones y las relaciones interpersonales, siendo capaces de utilizar este conocimiento en su desarrollo personal y en su trabajo en educación.

» Conocerán los principales métodos de investigación y herramientas que utiliza la psicología positiva para educación y los instrumentos que cuenta Chile y la comunidad internacional para monitorear las mejoras educativas.

» Conocerán experiencias en educación positiva y salud mental para promover el bienestar y las relaciones positivas, para la mejora de la autoestima académica, la convivencia escolar, la ciudadanía y la vida saludable de las comunidades educativas.

Dirigido a

Este Diplomado está dirigido a todos quienes quieran utilizar herramientas de la psicología positiva para promover el bienestar individual y grupal en comunidades escolares y programas educativos.

Fecha
Inicio: viernes 04 de agosto 2017
Término: 16 de diciembre 2017

Horarios
Viernes de 14:30 a 18:30 hrs. y sábado 09:00 a 18:30 hrs

VER CALENDARIO 

Lugar
Sede UAI; Ceap (Centro de Atención a las Personas)
Presidente Errázuriz 3328, Las Condes

Precio
Matrícula UF 5
Arancel UF 35

Descuentos

  • Alumnos egresados de una carrera de pregrado UAI obtienen 20% de descuento sobre el arancel
  • Los ex-alumnos de postgrado de la Universidad Adolfo Ibáñez  obtienen 15% de descuento sobre el arancel
  • Los ex- alumnos de diplomas e-Class o UAI Open obtienen un 15% de descuento sobre el arancel
  • Pago contado obtiene 5% de descuento sobre el arancel
  • Grupos de ejecutivos pertenecientes a una misma empresa estarán sujetos a la siguiente tabla de descuentos sobre el arancel:
2 a 4 participantes 5%
5 participantes o más 10%

 

Formas de pago:

Matrícula: Se paga al inicio del programa al contado

Anancel:
Persona Natural: 5 cuotas, desde agosto a diciembre
Empresas: 2 cuotas de 17,5 UF

 

* La Universidad Adolfo Ibáñez se reserva el derecho a dictar o no el programa si no existe el mínimo de participantes requerido.

 

Informaciones  y Postulaciones
Beatriz Paúl R.
Postgrados Escuela de Psicología
psicologia@uai.cl