UAI y CEP analizan la vigencia de Adam Smith en la economía contemporánea
Viernes, 18 de Noviembre 2016

UAI y CEP analizan la vigencia de Adam Smith en la economía contemporánea

Reconocidos expertos analizaron los planteamientos del economista y filósofo francés.

Este miércoles 15 de noviembre en el auditorio del Centro de Estudios Públicos (CEP) se realizó la conferencia organizada por la Escuela de Gobierno UAI sobre la vigencia de los pensamientos de Adam Smith, el economista escocés que escribió “La Riqueza de las Naciones”, y a la que Harald Beyer, director del CEP, y Leonidas Montes, director de la Cátedra Adam Smith de la UAI, invitaban.

De la conocida publicación han pasado 240 años y, aún así, una sala completa presenció la intervención de la doctora en Economía de la Universidad George Mason, María Pía Paganelli, y el doctor en Committee on Social Thought de la Universidad de Chicago, Ryan Patrick Hanley; dos reconocidos especialistas para un debate que recogió los planteamientos económicos y filosóficos de Smith.

¿Por qué acumulamos riquezas?”; “¿Alguno trabajaría por cero peso?”. Con esas preguntas Paganelli inició el debate para plasmar uno de los pensamientos que Smith elabora en “La Riqueza de las Naciones”: en materia económica, el ser humano se mueve principalmente por su interés individual.

En ese sentido, la coeditora de “The Oxford Handbook of Adam Smith” explicó que el ahorro no sólo responde a una necesidad natural de mejorar las condiciones de vida y escapar de la pobreza. También lo hacemos por egoísmo y vanidad, al perseguir el “ser objeto de atención y aprobación” en una sociedad.

Sin embargo, Paganelli explicó que son estas mismas características las que son capaces de transformar a la sociedad. Ese esfuerzo natural que cada ciudadano quiere ejercer, en forma libre y segura, es lo que a la larga termina por crear las instituciones que regularizan el mercado al interior de una sociedad.

Luego vino el turno de Ryan Patrick Hanley, quien basó su intervención en el carácter de la virtud. Pese a que dicho concepto está en el primer libro de Smith (“La Teoría de los Sentimientos Morales”), el académico recogió el deseo de mejoría inherente en el ser humano expuesto por Paganelli y agregó que el también filósofo escocés era capaz de ver los efectos morales negativos de esta disposición.

En ese sentido, Hanley expuso que Smith recogió las críticas del pensador francés Jean Jacques Rousseau y advirtió que el excesivo interés propio puede llevar a desarrollar una sociedad egoísta, donde existe una indiferencia con respecto a los más pobres. “Lo que es económicamente útil, es moralmente pernicioso”, concluyó.