Guillermo Paraje presenta estudio sobre hábitos de consumo de cigarrillos en el Gran Santiago
Viernes, 01 de Diciembre 2017

Guillermo Paraje presenta estudio sobre hábitos de consumo de cigarrillos en el Gran Santiago

Trabajo aplaudido por el MINSAL y SII.

El profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad Adolfo Ibáñez Guillermo Paraje, presentó este viernes 1 de diciembre el estudio “Hábitos de Consumo de Cigarrillos en el Gran Santiago.”

El trabajo fue aplaudido por representantes del Ministerio de Salud y del Servicio de Impuestos Internos, debido a que hasta ahora, no existían estudios independientes -realizados sin que existieran conflictos de interés- que analizaran factores tales como si el impuesto al tabaco ha contribuido en aumentar el consumo de cigarrillos de contrabando, o datos sobre quiénes son los consumidores de cigarrillos saborizados.

Según estimaciones del Observatorio de Comercio Ilícito y de la British American Tobacco, el consumo de cigarrillos de contrabando en Chile alcanza un 22%, creciendo muy rápidamente. El discurso de la industria, dice el profesor Paraje, ha sido que el impuesto es el responsable de esta cifra. Sin embargo, el trabajo del académico arrojó resultados diferentes.

Pero: ¿Cómo se definen los cigarros de contrabando?

Para identificarlos, lo primero es que no cuentan con advertencias del Ministerio de Salud, cualquiera sea su año y lo segundo, es que no hayan sido adquiridos fuera del país, en zona franca, duty-free shop o como regalo de un amigo.

¿Cómo se realizó el estudio?

El diseño muestral, recolección y digitación de datos del estudio fue realizado por el Centro de Micro-Datos de la Universidad de Chile. Se realizaron encuestas presenciales en 40 puntos de alta circulación de población flotante en la capital. En total, se encuestaron a 810 fumadores de 13 años y más; 50,02% de ellas mujeres; 76,41% empleados y 6,53% desempleados.

Principales Resultados

El trabajo del profesor Paraje arrojó que sólo un 10, 85% de los encuestados consumían cigarros de contrabando. “Estas cifras son bastante inferiores a las de las tabacaleras, que los situaban en torno al 22%.”

La investigación determinó, también, que los principales consumidores de cigarros de contrabando son las personas cuyas edades fluctúan entre los 13 y 17 años y las personas de 61 años o más. El estudio también determinó que no existe una relación significativa entre edad, sexo y consumo de contrabando. Sí la hay entre intensidad de consumo, nivel educativo y contrabando.

Esto, porque sólo el 24,6% de los que consumen marcas de contrabando tiene algún estudio universitario y más del 35% no terminó la educación primaria, ni la media o no tiene estudios. Además, la investigación estableció que al considerar la situación laboral de los encuestados, sólo el 8,3% de quienes están empleados fumaban cigarrillos de contrabando.

Por todo lo anterior, atribuyó el consumo a grupos de menores ingresos.

Cigarrillos saborizados

En cuanto a los cigarros saborizados, el muestreo arrojó que un 39,88% de los cigarrillos consumidos eran saborizados, siendo las principales consumidoras de éstos las mujeres jóvenes cuyas edades van desde los 13 a 17 años. Los fumadores de menor edad (y los fumadores más nuevos) tienen una mayor probabilidad de preferir variedades saborizadas, contrariamente a lo que afirma la industria. “Parece confirmarse la hipótesis que los saborizados son una puerta de entrada, sobre todo para las mujeres,” señaló el profesor Paraje.

El trabajo fue destacado por Manuel Navarrete, Jefe de Fiscalía contra el Comercio Clandestino del Servicio de Impuestos Internos, quien lo calificó como “serio e independiente,” y destacó que para combatir el contrabando de cigarros, lo principal es que las instituciones funcionen, mejorando la fiscalización y tomando las acciones necesarias para finalizar con los delitos.

Cristián Herrera, Jefe de la División de Planificación Sanitaria del Ministerio de Salud, señaló por su parte que “estos estudios eran los que echábamos de menos, estudios aplicados que aporten de inmediato a las políticas públicas. En esta materia, sobre todo, donde no hay claridad absoluta, es bueno que haya un contrapunto a las investigaciones financiadas por la industria. Este trabajo ayuda a romper mitos.”

Mira el estudio completo del profesor Paraje AQUÍ.

Mira la publicación del estudio en el Diario La Tercera AQUÍ