La felicidad en el trabajo: Motor del florecimiento humano y de la sustentabilidad de las organizaciones

Wenceslao Unanue

El año 2011 las Naciones Unidas adoptaba una de las resoluciones más notables del último tiempo. Resolución aprobada por el pleno de sus miembros –Chile incluido– hacía un llamado para que la felicidad estuviese en el centro de las políticas públicas mundiales, siendo uno de los ejes del desarrollo. ¿Por qué? Porque la evidencia científica había corroborado robustamente que la felicidad tiene un efecto virtuoso tanto en la vida de los seres humanos, como en la construcción de una sociedad mejor. Ese efecto se extiende también al ámbito del trabajo.

¿Qué es ser feliz? Sin haber una única definición, se puede decir que felicidad es plenitud. Felicidad es estar satisfechos/as con nuestras vidas. Felicidad es sentir que nuestras vidas sondeseables, satisfactorias y gratificantes. Felicidad es también vivir momentos de placer, donde primen las emociones positivas, pero donde también hayan ocasionales emociones negativas. Felicidad, además, es encontrarle sentido a la vida, auto-realizarnos y lograr el máximo de nuestras potencialidades humanas. Por todo esto es que hoy la felicidad se asocia al florecimiento humano.

La ciencia ha encontrado que la felicidad nos hace bien. ¡Y muy bien! Las personas más felices no solo viven más años, sino que viven mejor tanto a nivel físico como mental. Las personas más felices, además, tienen menos tendencia a las adicciones como el tabaco y el alcohol. Pero también, cuando caen en ellas, son capaces de dejarlas con mayor rapidez. Adicionalmente, las personas más felices construyen más y mejores relaciones interpersonales (familia, amigos, pareja, etc.), son más pro-sociales (protegen más el medio-ambiente, luchan más fuertemente por disminuir la pobreza y las desigualdades), y son menos materialistas e individualistas. En resumen, la felicidad es un bien en si mismo: es la base de una buena vida y de una buena sociedad.
Dado lo anterior, una pregunta básica hoy en día es …. ¿cómo ser más felices en la vida? Hoy podemos decir que, sin duda alguna, uno de los caminos hacia el florecimiento humano es a través de la felicidad en el trabajo.
 
¿Por qué?

Porque investigaciones muy recientes que hemos realizado en la UAI, nos han demostrado que las personas que son más felices en el trabajo son más felices en la vida, y viceversa. Pero además, hemos descubierto que aquellas personas que son más felices en el trabajo, aportan una capacidad clave a las organizaciones: incrementan el desempeño organizacional significativamente.Por ejemplo, la felicidad en el trabajo está asociada a mejores niveles de salud mental, menores niveles de estrés y riesgos psico-sociales, mayor compromiso organizacional, mayor satisfacción laboral, menos intenciones de renuncia, más motivación intrínseca, más altruismo, mejores estilos de liderazgos, mayor satisfacción de clientes, menos rotación, y mayores valores accionarios para las compañías. 
Los datos anteriores dejan una responsabilidad ineludible para las empresas. Existe una estrecha y significativa relación positiva entre la felicidad en el trabajo y la felicidad en la vida. Sin embargo, las organizaciones pueden ser fuente no solo de felicidad, sino que de miseria y de infelicidad. Aquellas empresas que generen infelicidad en sus empleados serán una fuente de infelicidad para ellos no solo en el trabajo, sino que además en sus vidas. Lamentablemente, esta infelicidad en la vida de los trabajadores será en parte causante de vivir una peor sociedad. Al ser menos felices, es más probable que esos trabajadores tengan menos herramientas para construir buenas relaciones, tener buena salud, y ser pro-sociales. Sin embargo, aquellas organizaciones que generan felicidad en sus trabajadores, serán un aporte a la construcción de un mundo mejor. Esos trabajadores no solo serán más felices en sus trabajos, sino que esa felicidad se la llevarán a la vida. Tendrán más herramientas para ser mejores padres, esposos y actores de la sociedad. Tendrán más herramientas para vivir una vida plena, encontrarle sentido a su existencia y auto-realizarse.

Pero además, casi como una vuelta de mano hacia aquellas compañías que decidieron poner al ser humano al centro, haber trabajado la felicidad al interior de la empresa será un aporte real al core del negocio y a su desempeño. Haber gestionado apropiadamente la felicidad en el trabajo, llevará a dichas organizaciones a mejorar sus indicadores de negocio, a mejorar el clima, a aumentar su productividad, y por lo tanto, a hacer crecer el valor de su empresa. Este es el círculo virtuoso del florecimiento humano y la sustentabilidad de los negocios.
Wenceslao Unanue
Escuela de Negocios
Publicado el Jueves, 12 Abril 2018 en Emol.