La mosca… ¿será tan tonta?

Martin Wright

Escuela de Negocios
Estrategia



Las moscas son desagradables, molestas y algunas veces incluso nos parecen tontas. Lo que más nos molesta de ellas es su insistente y exasperante preferencia por nuestros desechos orgánicos. Es entonces que la mosca surge como tonto útil con el potencial de revolucionar la industria alimenticia a nivel global y contribuir al desarrollo sostenible. ¿Por qué? Simplemente porque la naturaleza no previó que los seres humanos pudiéramos multiplicarnos y prosperar como para generar un nivel de basura orgánica a tal punto que pone en riesgo al medioambiente y la sociedad. Y a ellas les encanta nuestra basura.

Investigaciones en el área han encontrado que insectos como las moscas pueden ser utilizados para aliviar este problema, ya que ponen sus huevos en residuos orgánicos y luego las larvas se comen los residuos, pudiendo ser procesadas y transformadas en proteínas para alimentar animales. Esta tecnología puede aliviar la sobre-explotación de recursos marinos de la industria acuícola y la deforestación que puede producir el cultivo de soya. Además, genera beneficios sociales ya que reduce el volumen de residuos que producimos e incluso podría reciclar estiércol de animales; casos como el basural de Montenegro y la planta de Freirina podrían ser evitados.

En Sudáfrica, esta tecnología ya es una realidad con proyectos que reciclan residuos orgánicos de la sociedad y de las industrias. Son oportunidades como estas las que pueden ayudar a los países emergentes, como el nuestro, a crecer de manera sostenible y debemos explorarlas.

Es cierto que puede provocar un poco de rechazo que los animales que comemos sean alimentados con larvas de mosca…pero al fin y al cabo, en estado natural, las gallinas y peces comen eso: bichos. Y este bicho no es tonto, es sólo útil.

 

Martin Wright
Escuela de Negocios
Publicado el Miércoles, 29 Julio 2015