En 118 años se acabará brecha de género en el mundo

Mariana Bargsted

Escuela de Psicología

El Pulso

El 18 de noviembre de 2015 se publicó el “Reporte mundial de brecha de género 2015” elaborado por el Foro Económico Mundial. Se ha analizado la economía de 145 países midiendo la brecha de género, es decir, las diferencias entre hombres y mujeres, en cuatro índices: participación económica y oportunidad (remuneración, avance y participación); educación (acceso en nivel primario, secundario y terciario); salud y sobrevivencia (tasa por sexo al nacer y esperanza de vida); participación política (tasa de mujeres por hombre en posiciones parlamentarias y de primer ministro o Presidente).

Donde 100% es igualdad y 0% desigualdad, ningún país ha eliminado por completo la brecha de género. El promedio mundial en salud es de 96% y 95% en educación, dentro de los 145 países que proporcionaron información. En educación, aún quedan 21 países bajo el 90%. En salud, 40 países han eliminado la brecha y solo nueve están bajo 95%.

El problema está en las otras dos dimensiones. En participación económica y oportunidad, el promedio mundial es 59% y en participación política, solo 23%. Ningún país ha logrado cerrar esta brecha, solo 14 están sobre 80% en participación económica y solo dos, sobre el 60%.

¿Y cómo está Chile?

Trate de imaginar en qué lugar hemos quedado. A nivel global, en el lugar 73 con 69,8%. En educación, en el lugar 36, con 100%, esto quiere decir que las mujeres tenemos acceso en igualdad con los hombres a la educación. En salud estamos  en el lugar 41, con 98%, lo que se explica porque tenemos más alta esperanza de vida y no habría diferencias en la cantidad de niños y niñas que nacen. En participación política, lugar 42, con 24%, muy baja participación de mujeres en los cargos altos de los distintos poderes del Estado. Y en participación laboral y brecha salarial, somos el país 123 de 145. Sí, leyó bien, la brecha es de 57%. Las mujeres en Chile ganamos mucho menos que los hombres en el mismo puesto, tenemos severas dificultades para ascender y participar en el mundo laboral. Mientras las políticas de conciliación familia/trabajo se orienten solo a mujeres, nuestros planes de salud sean más costosos, nuestras pensiones más bajas y, finalmente, nuestro trabajo menos valorado, ni en los 118 años que proyecta el Foro Económico Mundial alcanzaremos una sociedad más justa y equitativa. Chile tiene una tarea pendiente.

 

Mariana Bargsted
Escuela de Psicología
Publicado el Martes, 01 Diciembre 2015