Chile y la evasión del conflicto

Ignacio Martín
Escuela de Negocios
Revista City


Hace un año, cuando llegué a este país, dos eran los temas que acaparaban la atención pública: los 33 mineros y la huelga de hambre de los mapuches. El primero de los dos asuntos se solventó de forma ejemplar. El Gobierno y el pueblo chileno dieron una lección de buen hacer que fue reconocida a nivel mundial. El segundo tema pasó sin pena ni gloria, evadido por la autoridad, la prensa y en general por la ciudadanía. Un año más tarde otros dos son los temas que están en la palestra: el accidente del avión en Juan Fernández y las manifestaciones estudiantiles. Una vez más tenemos un primer asunto muy bien afrontado, con proactividad y excelencia y un segundo que parece que puede acabar como el problema de los mapuches, es decir, aplazado para una mejor ocasión.


Cuando uno los compara, se percata que los dos desafíos bien resueltos son temas en los cuales hay un problema y una solución admitida por todos y recursos disponibles para resolverlos. Son cuestiones que desde el consenso general que suscitan, requieren fundamentalmente de una buena gestión. Observando los otros dos desafíos sin una solución tan modélica, nos damos cuenta que también presentan cosas en común: no parece haber acuerdo sobre el problema. ¿Por qué cuál era el problema en el caso de los mapuches?: ¿terrorismo?, ¿justicia histórica?, ¿aceptación de la diversidad cultural?, y ¿cuál es el problema en el caso de la educación?: ¿la calidad de la enseñanza?, ¿el derecho a una educación gratuita?, ¿la equidad y la justicia social? Lógicamente, al no haber un grado de consenso sobre el problema y su causa, resulta imposible estar de acuerdo en la solución. Por tanto, en estos casos nos encontramos con desafíos sobre los que existen distintas opiniones y posturas, y eso genera conflicto. Para afrontar estas discrepancias no basta con una buena gestión, se requiere una habilidad distinta: liderazgo. Pero no un liderazgo tradicional, donde un jerarca llega con una solución salvadora, sino uno que promueva espacios donde las distintas opiniones y paradigmas puedan enfrentar sus visiones, es decir, puedan poner sobre la mesa el conflicto inherente de una manera orquestada y contenida, para entre todos poder producir nuevas soluciones a estos nuevos desafíos. Parece que este tipo de liderazgo no es tan fácil de encontrar como la buena gestión.

 

Alguien podría opinar que es un déficit de este Gobierno, pero si uno observa un poco la historia chilena reciente, estos desafíos no son nuevos. Los gobiernos anteriores también prefirieron evitarlos o darles soluciones transitorias sin realmente enfrentar la causa de fondo. Al igual que otros temas que a mí, personalmente como extranjero, me sorprende que no hayan estado ni estén más presentes en el debate público, como sí lo están en países de un nivel socio económico similar al de Chile. Hablo de asuntos tales como la igualdad de la mujer, la gratuidad de la sanidad, el aborto, la homosexualidad, los malos tratos intrafamiliares, etc.


¿Por qué estos asuntos polarizadores de la opinión pública no están más presentes en el debate diario? ¿Qué dificulta enfrentar estos desafíos de carácter social y político?¿Por qué algunos temas delicados, tales como el divorcio, tardaron tanto tiempo en ser afrontados por la Concertación y hoy en día cuando uno llega al aeropuerto, todavía sólo le presentan la alternativa de identificarse como soltero, casado o viudo, pero no como divorciado o separado? ¿Por qué después de tantos años hay avenidas tan principales de Santiago que aún rememoran el golpe militar, cuando -por ejemplo- en Alemania la llamada Ciudad de Karl-Marx volvió a su antiguo nombre de Chemnitz en el mismo día de la unificación en el año ‘89? En resumen, ¿cuál es la razón que hace tan difícil enfrentar los temas que producen conflicto político y tensión social en este país?¿Y cuál es el riesgo para el progreso de Chile si se prefiere seguir evadiendo los temas difíciles?

 


 

Ignacio Martín
Escuela de Negocios
Publicado el Viernes, 09 Diciembre 2011