Taller de Emprendimiento UAI: Primer acercamiento al mundo real
Viernes, 26 de Enero 2018

Taller de Emprendimiento UAI: Primer acercamiento al mundo real

Alumnos implementan proyectos de negocio y sociales a lo largo de todo Chile.

“Que los alumnos entiendan que requieren una fuerte cuota de acción con planificación” es lo que busca el Taller de Emprendimiento, asignatura que se imparte durante el primer año de la carrera de Ingeniería Comercial, explica Roberto Bulgarini, uno de los profesores del taller.

Este ramo es el primer acercamiento de los futuros ingenieros comerciales de la Universidad Adolfo Ibáñez al mundo real, que les permite desde el primer año de su carrera conocer el management del emprendimiento, tener la posibilidad de equivocarse durante el proceso y sortear esos errores aplicando lo aprendido en clases.

“Desde lo formativo la mejor analogía es que el taller es como un gimnasio, ya que los va preparando para el mundo laboral. Los alumnos no solo aplican conocimiento sino que modelan conductas y el ramo les da los espacios para la reflexión de cada etapa del proceso para ir evaluando como van evolucionando”, afirma Bulgarini.

Los cambios de Taller este 2018

El Taller de Emprendimiento es uno de los ramos más emblemáticos de la carrera de Ingeniería Comercial, e incluso, una vez egresados, muchos alumnos aseguran que es el curso que más los marcó durante la carrera. Este año 2018, el histórico taller tuvo 2 cambios, como explica su coordinador Sebastián Uriarte. Lo primero que se modificó fue su estructura semestral por una estructura anual. “Buscamos que este ramo sea un ramo de management inserto en un contexto emprendedor. Todos los conceptos que se utilizan en administración, hoy día los alumnos serán capaces de bajarlos a proyectos específicos. Por eso, desde el primer día de clases -en marzo- los estudiantes comienzan a pensar en sus proyectos que desarrollan en el verano.”

El segundo cambio importante que tuvo el Taller de Emprendimiento  se relaciona con el foco del mismo. “Hoy uno de los pilares más importante es el tripe impacto que puede generar un emprendimiento. Está por cierto el impacto económico, pero está además el impacto ambiental y el impacto social. Los proyectos que actualmente se están desarrollando tienen que tener un impacto en estas tres variables. No pueden dejar una por la otra,” explica Sebastián Uriarte.

La labor de los ayudantes

Durante la implementación de los proyectos son los ayudantes del ramo quienes ejercen un rol clave al momento de aclarar dudas y estar disponibles para, además de supervisar los trabajos, orientar a los alumnos durante todo el proceso.

“Nosotros los asesoramos dese nuestra experiencia y los vamos apoyando durante todo el proceso para que cumplan con las expectativas del taller. Los alumnos finalmente se llevan una experiencia y considero que es una asignatura que te marca positivamente durante tu carrera”, afirma Juan Pablo Recasens, ayudante del taller.

Los proyectos son desarrollados en grupos de 7 a 8 alumnos aproximadamente, quienes deben cumplir durante la fase de implementación con cuatro pilares fundamentales: valor compartido, trabajo en equipo, innovación y disciplina.

“La disciplina apunta al rigor que deben poner los alumnos en los proyectos, que se refiere a desarrollar el trabajo como corresponde y mantener un orden en todo momento. Aun cuando se equivoquen deben aprender de los errores y volver a levantarse. La innovación se refiere a dar solución a problemas conocidos de una forma nueva”, comenta Maximiliano Osorio, ayudante del taller.

Por su parte Carla Moller, ayudante del taller, explica que “el valor compartido debe considerar tres aspectos básicos: el cuidado del medioambiente, el relacionamiento con las personas y stakeholders y qué impacto generar y, finalmente, generar ingresos es decir cómo logran la rentabilidad del proyecto. El trabajo en equipo apunta a cómo los alumnos logran trabajar con personas que no conocen y lidiar con todos los problemas que se puedan presentar”.

Algunos de los proyectos implementados por alumnos del campus Viña del Mar son:

La crêpe de la crêpe: Crepería ubicada en la región de Valparaíso, en Viña del Mar, cuya especialidad son los crêpes pensando en todos los gustos: salados y dulces, libres de lactosa y gluten y también para vegetarianos.

Be there: Proyecto social que busca ayudar a centros que trabajan principalmente el autismo, a través de la inclusión de niños y padres, invitándolos a que se expresen mediante un dibujo, que se estampa en una polera, polerón o bolsa, para luego generar utilidades las cuales serán retribuidas a los centros.

 Touch down: Este proyecto se basa en la creación de un espacio recreativo en la playa Acapulco, donde se potencia la realización de deportes tales como Spikeball y escalada en un ambiente con música e interacción con otros.

Algunos de los proyectos implementados por alumnos del campus Peñalolén son:

Smoke Cone: Ceniceros que se entierran en la arena de las playa, para evitar la contaminación con colillas de cigarros, chicles o envoltorios. Reutilizables.

Lee Conmigo: Emprendimiento que tiene como objetivo es maximizar el vocabulario de niños de jardines de escasos recursos. Incentivan la donación de libros para poder cumplir con su labor.

Ökol: La 1° hamburguesería verde de Chile. Una propuesta gastronómica sustentable con el medio ambiente.