Siamak Hariri, uno de los arquitectos más influyentes de Canadá, dictó charla para alumnos de ingeniería y diseño
Jueves, 25 de Septiembre 2014

Siamak Hariri, uno de los arquitectos más influyentes de Canadá, dictó charla para alumnos de ingeniería y diseño

Responsable del proyecto “Templo Bahá’í de Sudamérica”, reconocido internacionalmente por sus innovadoras técnicas de diseño y arquitectura, visitó la UAI.

Gran interés y una alta participación de alumnos y profesores de la Facultad de Ingeniería y Ciencias y de la Escuela de Diseño tuvo la charla “Innovación en diseño arquitectónico  y desafío estructural: el Templo Bahá’í de Sudamérica” que dictó en la facultad el destacado  arquitecto Siamak Hariri,  socio fundador de la oficina de  arquitectura canadiense Hariri Pontarini Architects, a cargo  del proyecto Templo Bahá’í de Sudamérica, obra en desarrollo en la comuna de Peñalolén, Santiago.

La actividad, organizada por  Ingeniería Civil en Obras Civiles con la colaboración de  Escuela de Diseño y la Junta del Templo Bahá’í de Sudamérica, coincidió con la ianuguración de la muestra fotográfica del mismo nombre que estará instalada en hall del Edificio de Talleres -D del Campus Peñalolén hasta la primera semana de octubre.
 
En 2003  Hariri Pontarini Arquitects se adjudicó el proyecto Templo Bahá’í de Sudamérica entre un total de 185 propuestas que fueron recibidas desde más de 80 países.

La edificación, reconocida internacionalmente por sus innovadoras técnicas de diseño y arquitectura y por el uso de avanzadas tecnologías, tiene 30 metros de altura y está formada por nueve pétalos de vidrio fundido y mármol traslúcido que se elevan directamente del suelo. Estos permitirán que la luz solar se filtre a través de ellos durante el día, mientras que en la noche el templo emitirá un brillo cálido desde su iluminación interior.

A nivel, estructural, el edificio  cuenta  con una protección sísmica que incorpora 10 aisladores de fricción de triple péndulo, tecnología que  disminuye los daños por actividad sísmica.

La estructura fue creada a través de una combinación de croquis hechos a mano, la elaboración de maquetas, diseño en CAD y simulación digital con tecnologías innovadoras, incluyendo dos software: Maya, una herramienta de modelamiento digital utilizada para animaciones de la industria cinematográfica y el desarrollo de juegos; y CATIA, un programa propio de la industria del diseño aeronáutico y automotriz, que permite acortar la fase del trabajo con dibujos y alimentar directamente los sistemas de fabricación.

Durante su exposición Siamak Hariri, explicó las características técnicas de este innovador proyecto,  así como el  proceso  de desarrollo de la obra que implicó el uso de  tecnología de punta y la elaboración y el tratamiento de  materiales como el acero y el vidrio fundido. El revestimiento de vidrio fundido fue desarrollado especialmente para el proyecto con un artesano en vidrio de Canadá.

El arquitecto también   habló  sobre los Templos Bahá´ís y  su propósito.

Sobre  el proceso creativo para llegar al diseño final  de la obra, Hariri sostuvo  que el objetivo era “hablar de una nueva idea del mundo y que las personas que visitaran el templo se sintieran cómodos, aunque no crean en nada”.

Agregó que junto al equipo que trabajó en el proyecto buscaban que la edificación generara una sensación de movimiento y suavidad  para lo cual tuvieron que recurrir a diversas tecnologías y descubrir “la complejidad de la ingeniería de esta construcción”.

“Este proyecto requiere que se trabaje como en una orquesta. A veces, tienes que hacer cosas alocadas para lograr hacer algo interesante”, dijo el arquitecto.
Durante su presentación también habló sobre la importancia de la  incorporación  del entorno y del paisaje  en los Templos Bahá´ís .


Trabajo en colaboración con Chile

En el caso de esta edificación ubicada en la precordillera de la comuna de Peñalolén, Hariri Pontarini Arquitects trabajó  con el destacado paisajista chileno Juan Grimm para lograr un equilibrio dentro del entorno natural donde está emplazada la edificación y respetando el entorno existente.

Por otra parte y para garantizar que el edificio cumpliera con los criterios de seguridad, en Chile se buscó  el apoyo de un equipo de destacados profesionales. En el área de arquitectura y gestión se contrató a la oficina de arquitectura BL Arquitectos de Pablo Larraín y Klaus Benkel.

En la asesoría estructural se contó con los servicios profesionales del ingeniero Juan Carlos de la Llera a través de su empresa Sirve S.A., así como de DICTUC de la U. Católica de Chile y el ingeniero de la U. de Chile Patricio Bertholet de Ingeniería Estructural, quien también estuvo presente en la charla y se refirió a su rol como asesor estructural del proyecto y al sistema de aislamiento sísmico del templo.

El Templo Bahá´í de Sudamérica es el octavo que se construye en el mundo y el primero en el continente. Los otros siete se encuentran en Australia, Alemania, Estados Unidos, India, Panamá, Samoa y Uganda.

Este proyecto arquitectónico y paisajístico le ha valido a Hariri Pontarini Architects el reconocimiento de especialistas a nivel internacional,  tanto por sus innovadoras técnicas de diseño como por la elaboración de sus materiales. Ha sido destacado en más de 40 revistas internacionales, y ha recibido numerosas distinciones.