Otros sitio UAI
Inicio Espaciador Noticias Espaciador "Con los MBA queremos lograr ser una experiencia innovadora"

"Con los MBA queremos lograr ser una experiencia innovadora"

Martes, 03 Enero 2012

El economista y profesor Fernando Larraín asumió como director académico de los MBA de la Escuela de Negocios.
 

Lleva más de tres años en la UAI. Anteriormente se desempeñó como asesor en políticas públicas del Presidente Ricardo Lagos.  Ha sido consultor del Banco Inter-Americano del Desarrollo (BID) y de la Organización de Estados Americanos (OEA) en temas de modernización del Estado y capacidad institucional.

¿Qué significa hacerse cargo de los MBA?
Básicamente es  estar a cargo de todo el proceso. De la selección de los alumnos, que las mallas curriculares sean las adecuadas, contar con un equipo docente de gran nivel, que todo funcione bien mientras el alumno está acá. Me interesa que no sólo reciba una educación de calidad, sino que su experiencia sea de calidad. También me interesa tener una participación en la salida al mundo laboral de los alumnos, junto con la red de egresados Alumni, y crear una red de contactos MBA.

¿Cuáles son los desafíos para los próximos años?
Deberíamos enfocarnos en dos grandes temas: innovación y emprendimiento, y entregar herramientas para que nuestros alumnos tengan una visión país más global. Esto significa cómo me desarrollo con el entorno en el que estoy y lograr ser un empresario responsable. Hacernos cargo de lo que está pasando actualmente en nuestra sociedad, con la interrogantes al modelo tan cuestionado en estos momentos. Que salgan con la capacidad de poder transformarse ellos mismos y la empresa donde están.

¿Cómo lograrlo?
La malla es bien potente es temas de transformación. Son cursos que tienen un alto contenido académico, pero con  mucha práctica. No tiene sólo que ver con calcular la derivada, sino en cómo la aplico en mi vida día a día. Y para esto ayuda mucho los cursos de habilidades directivas, de liderazgo y  de manejo de redes. Además de instancias como el viaje  a UCLA o a China por ejemplo, que son experiencias innovadoras. Queremos lograr que realizar un MBA en la Escuela de Negocios  sea una experiencia innovadora. No una innovación tradicional, sino que sea capaz de hacer un click en tu cabeza con  profesores que hagan repensar ciertos paradigmas. Ver casos, traer interesantes invitados  para que los alumnos se den cuenta de lo que está pasando.

¿Existe un perfil de alumno que postula a los distintos MBA que ofrece la UAI?
Nos interesa tener gente que tenga ambición de poder en el buen sentido de la palabra. Poder en querer ser un mejor profesional, en querer ser una mejor persona y  en querer cambiar la sociedad y el país en que estás.
Los tres tipos de MBA que ofrecemos en la Escuela de Negocios van a perfiles distintos dependiendo de los años de experiencia en el mundo laboral y las habilidades que estás buscando. Por ejemplo, el alumno del MBA IP tiene una búsqueda de habilidades duras con ramos de contabilidad y finanzas, porque son personas que tienen muy poca experiencia profesional. Los otros MBA entregan herramientas de transformación.
Queremos dar un valor agregado, entregarle más vértigo al MBA, entregarle incertidumbre, no de que no sabes que hacer en tu vida, pero si ver cosas más diferenciadora.
El que viene hacer una MBA a la UAI, viene por una experiencia innovadora, mucho más que por un IPAD.

¿Existe actualmente un nexo entre los distintos MBA que se imparten en la UAI?
No tanto. Queremos ser capaces de generar instancias con todos los alumnos de los MBA que realizamos, tanto en nuestro país como en Perú o Estados Unidos. Tratar de buscar un calce para encontrar a toda esta gente. Buscar instancias, donde los alumnos, por ejemplo del AMBA puedan ser tutores de las tesis de los alumnos del Executive MBA. Muchas veces los alumnos del MBA IP están acá porque entre otras cosas quieren buscar trabajo y por el perfil que se da, se puede lograr una buena red de contactos laboral con los alumnos del Executive MBA.

Recién egresado de Economía de la Universidad Católica, con 27 años y un breve paso por el área de estudios del BBVA, Fernando Larraín llegó a trabajar al Gobierno del ex Presidente Ricardo Lagos; primero en el Ministerio de Hacienda y luego como asesor presidencial.

¿Cómo fue esa experiencia?
Estar en el segundo piso de La Moneda es como estar caminando todos los días por la alfombra roja de Cannes. El nivel de adrenalina que tienes es potente. Trabajé en el Ministerio de Hacienda junto a Marcelo Tockman, que estaba de asesor en el “cuartito azul”. Trabajar en el gobierno es bueno en todas partes, pero el lugar prestigioso es Hacienda y el cuartito azul es como el chiche de todos los que estudiamos economía. Me tocó ver temas muy entretenidos como el financiamiento del Plan Auge, Chile Solidario y el alza del IVA.

Del cuartito azul pasaste al segundo piso.
Sí. Por esas cosas de destino estaban buscando a alguien con un perfil técnico, economista y que tuviera buena relación con Hacienda. No sabía que existía un cargo así, asesor del Presidente. Cuando me vi sentado en una mesa grande con personas con doctorados, de 40 años y yo de 27, dimensioné dónde estaba. Incluso me  dejé barba  para verme más grande. Era muy joven, tenía un equipo multidisciplinario muy bueno con periodistas, historiadores, economistas y abogados. Ver la política pública multidimensional me hizo aprender mucho.Tenía dentro de mi cartera al Ministerio de Hacienda  con tema presupuesto y relaciones público privada; el Ministerio del Trabajo, y el área de Relaciones Exteriores que tenía que ver con áreas económicas. Algunas de las labores que me tocó fue la Cumbre APEC en Chile. Debía estar presente en todas las reuniones bilaterales que del Presidente, prepararle una minuta, tomar nota durante la reunión y hacer seguimiento para que los compromisos que se acordaban se cumplieran.

Después de estar más de dos años en el Gobierno, me fui a estudiar a Estados Unidos. Cuando  volví, mi camino natural era trabajar junto  Michele Bachelet. Pero te das cuenta que llegas a un nivel que necesitas tener piso político aunque todos digan lo contrario.  Al estar en la Universidad de Princeton, estaban reformulando el Master en Gerencia y Políticas Públicas de la Escuela de Gobierno y así llegué a la UAI.

Has trabajado en el mundo público y académico. ¿Cuál te gusta más?
Una mezcla. Me gusta el mundo académico, pero con gestión. Me gusta la investigación, pero aplicada. Me gusta la vida académica, la vida política. Soy socio fundador de la Sociedad de Políticas Públicas, soy Presidente de la Fundación Trabajo en la Calle; los temas público y social me interesan. Soy un convencido que los grandes cambios de la sociedad se hacen en las empresas; tienen un rol fundamental. El mundo empresarial tiene mucho que aportar.