¿Por qué la gente se alegra por la desgracia ajena?
Viernes, 29 de Septiembre 2017

¿Por qué la gente se alegra por la desgracia ajena?

Investigador del Centro de Neurociencias descubre a qué parte del cerebro se asocia.

Agustín Ibáñez, investigador del Centro de Neurociencias Social y Cognitiva (CSCN) analizó lesiones cerebrales para identificar dónde se activa la emoción que genera placer al percibir la desgracia ajena. “Schadenfreude” es el término que define esta sensación de alegrarse del infortunio del prójimo.

La investigación de Agustín Ibáñez arroja respuestas respecto a qué zonas del cerebro están vinculadas a sentir alegría por la desgracia ajena. Según explicó a Las Últimas Noticias, esta emoción implica una valoración o comparación social, por lo que si no se siente empatía por el otro ante una desgracia, se provocará placer, “imagina que tienes un jefe que te trata mal, que no te valoriza. No vas a tener empatía por su sufrimiento, vas a sentir placer, eso es schadenfreude” explica al diario nacional.

A través de pruebas de resonancia magnética en personas sanas y pacientes con tres lesiones cerebrales (como Demencia Frontotemporal [vcDFT], Alzheimer [EA] y enfermedad de Huntington [EH]) Agustín Ibáñez junto a su equipo de investigadores, descubrieron que “en los sujetos sanos, la experiencia de schadenfreude se asoció al buen funcionamiento del estriado ventral, una parte de los ganglios basales que se asocia a la sensación de placer”, comenta a LUN, mientras que en pacientes con lesiones cerebrales, descubrió que quienes padecen de Alzheimer y Demencia Frontotemporal tenían conductas exacerbadas de schadenfreude, mientras que pacientes con la enfermedad de Huntington tienen un bajo nivel de schadenfreude, sin embargo, otras emociones como la envidia se mantenía constante.