La fórmula del triunfo
Jueves, 14 de Diciembre 2017

La fórmula del triunfo

Director de Magíster en Comunicación Estratégica analizó las campañas de los candidatos al parlamento.

Juan Cristóbal Portales, director del Magíster en Comunicación Estratégica de la UAI (MCE) realizó el primer análisis cualitativo de las estrategias comunicacionales utilizadas por las candidaturas ganadoras a la Cámara de Diputados y Senado del pasado noviembre.

Su autor explica que la motivación que tuvo para realizar este trabajo fue que detectó que a lo largo de los años ha existido bastante análisis y evidencia sobre las candidaturas presidenciales pero poco a nivel parlamentario. “La investigación permite entender cómo se posicionan las candidaturas en nuestro país de cara a votantes cada vez más volubles y desafectados”, afirma Portales.

El estudio se realizó con una muestra a 69 de candidatos a diputados y 23 postulantes a la Cámara Alta que salieron vencedores. Todas las muestras eligieron a pertenecientes a circunscripciones de diverso tamaño poblacional-electoral y composición socio-demográfica.

La información revelada por los candidatos se obtuvo de su página web, cuentas públicas de Facebook y Twitter y las estrategias se determinaron a partir de los slogans utilizados que actúan como contendedores de propuestas de valor o atributos diferenciadores; de sus ejes temáticos; de los símbolos utilizados en su propuesta gráfica; y del uso de influenciadores o embajadores que sinteticen y expresen esos atributos.

Para definir un set de estrategias se recurrió a una doble categorización resultante de estudios y evidencia de Trout y Ries (2001) y del Magíster de Comunicación Estratégica (2016). “Ambos estudios toman las estrategias más utilizadas por candidatos y corporaciones a nivel global para posicionarse de forma exitosa en contextos diversos y frente a problemas-objetivos muy variados”, comenta su autor.

La investigación arrojó que las estrategias comunicacionales generales más usadas fueron:

  • Conocimiento: saben los problemas de electores de primera fuente con un 24.5%.
  • Paraguas: vía asociación con reconocidos líderes locales, partidarios, presidenciales, partidos o ambos con un 22.6%.
  • Empatía: protección afectiva a los votantes frente a abusos o problemas de seguridad con un 11.6%.

Asimismo en términos macro (más allá de una posición competitiva o afiliación política de los candidatos), el estudio demostró que no hay mayor incidencia de campañas negativas centradas en desnudar a los rivales o atacarlos de forma agresiva, hay un uso limitado de la estrategia de diferenciación y una oferta electoral bastante predecible, poco arriesgada y creativa a la hora de definir un posicionamiento distintivo frente a los electores.

Para conocer más sobre el estudio, ingresa aquí.