Un respiro para Bachelet

Cristóbal Bellolio

Escuela de Gobierno
Las Últimas Noticias

El gobierno se salvó de una nueva derrota y esta vez sí pudo ratificar a su candidato. Chile tiene nuevo Fiscal Nacional y se llama Jorge Abbott Charme. De hecho, ningún senador votó en contra de la propuesta de la Presidenta Bachelet. Todos se cuadraron apenas se confirmó que Abbott tenía los votos suficientes. Razonable: en temporada de caza de políticos, nadie quiere partir con el pie izquierdo con una autoridad que amasará el poder de investigarlos.

Se había especulado que el asunto estaría peleado. El timonel del PPD, Jaime Quintana, hizo unos corcoveos previos. Alegó que Abbott tenía parentescos sospechosos: el primo del nuevo Fiscal Nacional es el ex canciller Alfredo Moreno, que ahora es el mandamás de Penta. Abbott prometió que se inhabilitaría de esas causas y se acabó el problema. En cualquier caso, lo más probable es que la objeción del senador Quintana tuviese otro motivo: la Jefa no nominó al fiscal que su partido (y muchos otros parlamentarios) querían.

En ese sentido, Bachelet fue corajuda –recordemos el mantra de La Moneda: a la Presidenta no le gusta que la pauteen- y la Nueva Mayoría terminó alineada. Se expuso a otro casi casi como el de Rajevic a la Contraloría, pero ganó el gallito. Sus congresistas calcularon –sin mucho entusiasmo- que otro rechazo era nefasto para el oficialismo. No les quedaba mucha opción más que aprobar. Esta vez los puntos se los llevó la ministra de Justicia, Javiera Blanco.

El cargo de Fiscal Nacional tiene más de político que de técnico, advirtió el Presidente de la Corte Suprema. En efecto, sobre Abbott recaerá una inmensa presión. La clase política que acaba de darle su bendición quiere que el órgano persecutor cambie su estrategia. La judicialización del financiamiento irregular de campañas ha sido terrible para casi todos los actores con presencia en el Congreso. Es, en perspectiva, el error político más grande del el ministro Peñailillo y del actual gobierno: fueron por lana contra la UDI y terminaron todos trasquilados.

Habría sido torpe por parte de Abbott candidatearse haciendo amenazas al establishment político. Por eso subrayó los desafíos de la Fiscalía sin mencionar la papa caliente. Recién ahora sabremos cómo se viene la mano… ¿Tendrá nuestro flamante Fiscal Nacional manga ancha con los políticos y les concederá espacio para un acuerdo paralelo? ¿O no saben con la chichita que se están curando y les espera un largo peregrinar por el Centro de Justicia?
 

Cristóbal Bellolio
Escuela de Gobierno
Publicado el Viernes, 23 Octubre 2015