Ritmo de expansión del gasto del gobierno

Alejandro Montecinos
Escuela de Negocios
Estrategia


Pocos son los escenarios dónde la realidad permite matar varios pájaros de un tiro.  El Estado de Chile está en esa posición y lo aprovecha al decidir de rebajar el ritmo de expansión del gasto fiscal anunciada por el Ministro de Hacienda hoy.


Hoy Chile parece estar recuperándose de la última crisis, al experimentar un  incremento del ritmo de expansión de la demanda agregada. La contrapartida de esta buena noticia son las presiones inflacionarias internas. Esto obliga al Banco Central a elevar la tasa de interés para tender hacia la meta inflacionaria y mantener su credibilidad.


Al elevarse la tasa de interés, directamente se eleva el costo de invertir. Dificultando la ejecución de nuevas inversiones lo que no es deseable en un perspectiva de en el largo plazo.


El alza de tasas además reduce el tipo de cambio nominal, perjudicando en el corto plazo al sector exportador.


De esta forma el entusiasmo que genera la tan esperada y ansiada recuperación, parece tener que ser moderada, pues al final del día, también genera problemas.


¿Cómo entonces el se mantiene controlada la inflación sin “tocar” la inversión y sin perjudicar al sector exportador? ¿Podemos pedir pan y pedazo?


En cierta forma sí y quién está en posición de generar tal ventajoso resultado es el Gobierno haciendo exactamente lo que ha anunciado: reducir el ritmo de crecimiento de la demanda agregada “por el lado del Estado”. De esa manera se evita que el sector privado que invierte y exporta, no invierta ni exporte menos en el corto plazo fruto de un alza de tasas más fuerte. Así se aprovecha de manera más completa el impulso de la recuperación. De la misma forma esta llega más rápido al chileno común y corriente, pues este está económicamente más vinculado al sector privado que al Estado.


Simple y efectivo, se baja el ritmo de crecimiento el gasto, se moderan las presiones inflacionarias, las tasas suben menos. La inversión y las exportaciones se resienten menos, es decir una política multitasking.


Publicado el Viernes, 08 Abril 2011