Reforma laboral

Andrea Repetto
Escuela de Gobierno
La Tercera

Señor Director:

Estos días se discute en el Congreso un proyecto de ley que modifica la normativa sobre relaciones colectivas al interior de las empresas. Se trata de un proyecto importante y necesario, que otorga protagonismo a los sindicatos en la determinación de las condiciones laborales en las empresas. 

Uno de los objetivos centrales de la regulación laboral debe ser equiparar la capacidad negociadora de las partes y proveer de mecanismos, como la negociación colectiva, que permitan llegar a acuerdos equilibrados. La titularidad de sindicatos representativos en la negociación colectiva y la posibilidad de que un conjunto más amplio de trabajadores pueda negociar son piezas relevantes en ello.

La regulación debe también procurar que no haya diferencias arbitrarias entre trabajadores con experiencia y en funciones similares. En ello es clave el mecanismo que se escoja para la extensión de los beneficios pactados colectivamente a los trabajadores no sindicalizados. 

Asimismo, se deben buscar medios para que, habiendo huelga efectiva, ésta no conlleve costos excesivos para alguna de las partes, incluyendo a consumidores y trabajadores que no están en huelga ni sindicalizados. Ante ello, muchos países usan instrumentos alternativos, como una sustitución interna acotada y servicios mínimos bien definidos.

Por último, los pactos de adaptabilidad juegan un rol central en elevar la productividad y en reconocer que los cambios tecnológicos en el mundo han llevado a nuevas formas de trabajo. Es importante permitir más espacio para que empresas y trabajadores, debidamente representados por sindicatos cuando los haya, y la Dirección del Trabajo cuando no, se puedan adecuar a estos desafíos.    

La discusión que viene debe hacerse cargo de estos y otros temas igualmente importantes, para que la reforma lleve al país hacia un sistema que compatibilice diálogo social, negociación colectiva y capacidad de adaptación. Así lo han hecho algunas de las sociedades más avanzadas del centro y norte de Europa, promoviendo equidad y competitividad. Se trata de dar al país una normativa moderna, que permita tanto una mayor justicia en las relaciones laborales como nuevas oportunidades de desarrollo que beneficien a todos.


* Columna escrita con Eduardo Engel, Diego Olivares,  Joseph Ramos y Víctor Tokman. 
Andrea Repetto
Escuela de Gobierno
Publicado el Domingo, 02 Agosto 2015