Otros desafíos de la regulación de la política

Andrea Repetto

 

"La última vez que postulé a la comisión política, saqué como 400 votos (...) en la noche del cómputo, veo, comuna de Colina, éramos 104 candidatos, (obtuve) 93 votos y todos los demás 0. ¿Es razonable que en una comuna de militantes alguien reciba el 100% de los votos?" (...) "Votaban 15 mil o 17 mil personas, pero en la práctica votaban 200, que son una especie de grandes electores" (...) "Cada caudillo pone a su representante en la mesa directiva, sin importar el liderazgo, su legitimidad (...) un arreglo".

Las frases anteriores fueron dichas el domingo recién pasado por el diputado Pepe Auth y el ex ministro Francisco Vidal, en un programa del canal de televisión estatal, al referirse a situaciones vividas por ambos en elecciones internas del PPD. En estas palabras ambos reconocen que la democracia interna de los partidos puede y debe mejorar, y también que existe la necesidad de un control externo. Relatos como estos no son nuevos y también han sido afirmados por personeros de otros partidos políticos.

Precisamente una de las discusiones que se dieron en enero durante la intensa tramitación de la Ley de Partidos Políticos, fue el rol del Servel en la fiscalización de las elecciones internas. Quienes suscribimos esta columna solicitamos entonces, junto a más de 60 otras personas y organizaciones, que se estableciera un control obligatorio por parte del Servel en la nueva ley. Finalmente, se aprobó que el Servel podrá destinar a uno o más de sus funcionarios para presenciar las elecciones internas de los partidos, quienes podrán desempeñarse como ministros de fe. De este modo, la ley dejó en el organismo la decisión de destinar recursos y capacidades fiscalizadoras a las elecciones de los partidos.

La ley aprobada recientemente contiene avances relevantes en lo que se refiere a democracia interna de los partidos, como el refichaje de militantes, la depuración y mayor transparencia de los padrones, elecciones periódicas y mecanismos de democracia directa. Sin embargo, para que las nuevas normas cumplan con el objetivo de generar una democracia interna sana, con elecciones competitivas donde primen las ideas por sobre el clientelismo y los caudillismos, es imprescindible que haya una fiscalización externa independiente, que dé fe de la transparencia del proceso y el resultado de dichas elecciones. Ello es aún de mayor relevancia en aquellas elecciones que se realicen antes de que culmine el proceso de reinscripción, dado que no se contará todavía con padrones fidedignos y al alcance de todos los militantes.

Así como esperamos que el Servel haga uso de estas facultades, también esperamos que se nombre con prontitud -de un modo transparente y a través de un proceso que permita el control social de los medios y la ciudadanía- al nuevo miembro del Consejo Directivo en reemplazo del renunciado consejero Gonzalo Molina.

Para asumir con éxito los desafíos que le tocan este año al Servel -elecciones municipales, fiscalización de primarias y del financiamiento a la política-, es muy importante que la institución cuente con un Consejo Directivo en pleno, que dé garantías a la ciudadanía.

Asimismo, el episodio de inscripción de primarias de la Nueva Mayoría también ha dejado de manifiesto que el Tricel tendrá un rol mucho más importante que en el pasado, al ser la instancia de apelación a las decisiones de un Servel con mayores responsabilidades y, por tanto, más activo y empoderado. A pesar de que las reformas recientemente aprobadas revisaron la institucionalidad del Servel, la del Tricel no ha sido puesta al día.

Los eventos recientes sugieren que la nueva institucionalidad para regular y supervisar la legislación de financiamiento electoral y partidos enfrentará desafíos importantes. Tras las elecciones municipales será necesario evaluar si la institucionalidad como un todo, incluyendo al Tricel, está preparada para enfrentarlos.

*Columna escrita con Eduardo Engel, profesor de la U. de Chile y presidente de Espacio Público, Maria Jaraquemada, Directora de Incidencia de Espacio Público y Marcela Ríos, Oficial Gobernabilidad PNUD y directora de Espacio Público.

Escuela de Gobierno

El Mercurio

Andrea Repetto
Escuela de Gobierno
Publicado el Domingo, 15 Mayo 2016