Malas Señales

Ignacio Durán

Entre los que investigamos la responsabilidad social corporativa no existe duda que los factores institucionales, como por ejemplo, un estado de derecho fuerte y ONGs que vigilen el actuar empresarial son fundamentales para potenciar este tipo de actividades. Muchos han acuñado el término "ambiente institucional" para nombrar y comenzar a entender estas variables del entorno. La premisa central es que la calidad de este ambiente institucional es clave para incentivar a las firmas a emprender en acciones socio-medioambientales.

Sin embargo, hace unos días la prensa nacional anunció que el caso de colusión de las compañías papeleras quedaría prácticamente en nada, dado que este tipo de conductas no constituyen un delito.

Más allá del análisis legal son preocupantes las señales que esto envía al mercado.

Principalmente dos de ellas.

La primera señal, es la más clara: que en Chile existe (al menos en parte) un ambiente institucional débil, dado que las prácticas empresariales de dudosa reputación no son penadas por la ley.

Luego, habla mal del marco regulatorio que sustenta el actuar responsable de las corporaciones.

En segundo lugar, y no menos preocupante que el punto anterior, es que señaliza a las empresas que podrían estar frente a dilemas éticos, como por ejemplo si coludirse o no que no existen castigos formales por este tipo de actos. Si todo queda impune, entonces existen "bajos costos" por este tipo de actos, y aparentemente "altos beneficios".

Con señales de esta naturaleza, ¿cómo vamos a exigir a las empresas ser responsables si no existe un marco regulatorio mínimo que incentive un actuar responsable? Si las señales indican que en Chile "ganan los malos", se ve complicado el panorama futuro de la responsabilidad social corporativa.

Ignacio Durán
Escuela de Negocios
Publicado el Viernes, 01 Julio 2016 en Estrategia