Maipú y la Independencia

Juan Luis Ossa

He leído en varios medios de opinión que la Batalla de Maipú -cuyo bicentenario se cumplió ayer- habría "sellado la independencia de Chile" y, de paso, también la de "Argentina". Este es un argumento doblemente equivocado.

En primer lugar, en Maipú no se consumó la independencia chilena, pues la guerra civil revolucionaria que venía azotando al territorio desde principios de 1813 continuó su curso, al menos, hasta 1826. A lo sumo, lo que los revolucionarios -liderados por la facción política de José de San Martín y Bernardo O'Higgins- consiguieron en los llanos de Maipú fue consolidar su posición militar en el Valle Central, en especial al norte del Biobío. Sin duda, ello significó un triunfo táctico y estratégico fundamental. No obstante, el gobierno de O'Higgins continuó por años anclado en una legitimidad de baja intensidad, además de en una indefinición sistémica que llevó a muchos de sus compañeros de armas a preferir la monarquía por sobre la república. El consenso republicano, puede decirse, se alcanzó recién en la década siguiente.

Por otro lado, hablar de "Argentina" es totalmente anacrónico. Como bien han demostrado investigaciones recientes, para 1818 el territorio rioplatense estaba lejos aún de llamarse y ser conocido internacionalmente como "Argentina". Es más, podría decirse que, producto de la gran crisis del Estado central en 1820, la Argentina moderna no alcanzó una unidad geográfica y territorial sino hasta después de la guerra civil de 1880.

Si no tomamos en cuenta estos elementos, podemos caer en una interpretación teleológica de un fenómeno que, debido a su complejidad e importancia, debe ser interpretado con espíritu crítico y alejado de las visiones nacionalistas que tanto empañan el conocimiento histórico.

Juan Luis Ossa
Escuela de Gobierno
Publicado el Viernes, 06 Abril 2018 en El Mercurio