Los frutos de la tele

Cristóbal Bellolio

Quién lo diría. Hace un año, el senador por Antofagasta ni figuraba en las mediciones. Hoy, según las encuestas, es el candidato más competitivo que la Nueva Mayoría puede presentar frente a Piñera. Guillier se está creyendo el cuento. Ya no tiene palabras reverenciales para el ex presidente Lagos. Por el contrario, marca las diferencias. Dice que Lagos representa a la clase política tradicional -esa de la cual los chilenos no quieren saber nada. Dice que la suya, en cambio, es una candidatura ciudadana -sea lo que eso signifique. En ese sentido, su aventura se parece un poco a la que hace algunos años protagonizó Laurence Golborne, que enfrentaba al avezado político Andrés Allamand. Ya sabemos cómo terminó eso. El desafío de Guillier es que lo suyo sea más que una moda pasajera.

Guillier corre con viento a favor. Tiene un alto grado de conocimiento y ahora tiene que salir a cosechar lo sembrado por años en las pantallas de televisión. Dicen que las figuras más creíbles son las que entregan las noticias. Ahí está Guillier girando de esa cuenta. Porque de política, propiamente tal, hemos escuchado poco. No basta con insistir en la importancia de la regionalización. En todo caso, Guillier sabe que las definiciones finas achican la convocatoria. Mejor mantenerse en la ambigüedad. A fin de cuentas, así se forjó el fenómeno Bachelet. A este ritmo de crecimiento, Guillier tiene una buena chance de dar la pelea para quedarse con la nominación del oficialismo. En una de esas, de disputar incluso la presidencial.

 

Cristóbal Bellolio
Escuela de Gobierno
Publicado el Viernes, 04 Noviembre 2016 en Las Últimas Noticias.