Lecciones de una experiencia

Gonzalo Islas

Existe poca claridad con respecto al detalle de la reforma al sistema de pensiones. Sin embargo, es posible identificar dos ejes centrales: (i) la introducción de mecanismos de financiamiento de tipo solidario, y (ii) cambios que apuntan a "legitimar" el sistema.

El sistema de pensiones no es el único sistema de seguridad social con administración privada y capitalización existente en Chile. El seguro de cesantía, implementado en 2001, comparte tales características. Su funcionamiento ha sido exitoso: cada mes, más de 150 mil personas reciben beneficios y las comisiones cobradas son bajas en comparación a otros administradores de fondos. Su diseño tuvo en cuenta varias de las debilidades que presenta el sistema de AFP. Revisarlo puede ser útil al momento de entrar al detalle del diseño de la reforma previsional.

El seguro de cesantía es administrado por una empresa privada, que se elige mediante una licitación competitiva (permite bajar precios), con trabajadores y empleadores que contribuyen a cuentas individuales que financian las prestaciones de desempleo, y donde el empleador cotiza en forma adicional (0,8%) a un fondo solidario que permite financiar beneficios mínimos a aquellos con menor saldo en su cuenta.

En este seguro se castiga al administrador cuando el desempeño financiero de los fondos es deficiente, bajando las comisiones. Sin embargo, no lo hace en función de un valor absoluto (por ejemplo, rentabilidad cero) sino que en base a una cartera de referencia o benchmark, lo cual está más alineado con la teoría financiera y no genera los efectos negativos en términos de la conducta de los administradores que se crean al eliminar comisiones en los períodos de rentabilidad negativa.

También se incorporaron mecanismos de participación. Existe una "Comisión de Usuarios", en la que participan representantes de los trabajadores y empleadores. Los 15 años de experiencia de esta comisión son un insumo valioso para el diseño de las instancias de participación en los fondos de pensiones anunciadas por la Presidenta.

El ejemplo del seguro de cesantía muestra que sí es posible implementar en forma exitosa varias de las ideas anunciadas. Y también es útil para ilustrar los riesgos políticos inherentes en todo sistema que incorpora mecanismos de reparto: en la medida en que el Fondo Solidario de Cesantía crece, han existido propuestas por parte de grupos de interés para "usar" esos recursos para objetivos distintos a su concepción original. Hasta ahora, tales propuestas no han tenido éxito, y el destino de los fondos ha permanecido vinculado a sus objetivos (permitiendo mejorar las prestaciones), pero no cabe duda de que el futuro Fondo Solidario de Pensiones, que rápidamente alcanzará un tamaño superior, enfrentará el mismo problema.

Gonzalo Islas
Escuela de Negocios
Publicado el Jueves, 18 Agosto 2016 en La Segunda