La venganza de la Generación X

Cristóbal Bellolio

Los políticos mejor evaluados de la escena local son Giorgio Jackson y Gabriel Boric. En terminología sociológica-publicitaria, ambos pertenecen a la Generación Y, más conocida como Millennial. Son los nacidos entre 1980 y finales de los noventa. Aquí caben también Jaime Bellolio y Axel Kaiser, Vlado Mirosevic y Jorge Sharp, Camila Vallejo y Karol Cariola por nombrar algunos jóvenes dirigentes. En un arrebato chauvinista, algún medio los rebautizó como los Chilenials. Sin embargo quienes han gobernado el Chile de los últimos lustros son miembros de la llamada generación de los Baby Boomers, aquellos nacidos entre 1946 y 1964. Michelle Bachelet, por ejemplo, es de 1951. Muy probablemente, el próximo presidente será un Baby Boomer. Por la derecha, el mejor candidato es Piñera (1949). Por la izquierda, Alejandro Guillier (1953).

Dicen que Millenials y Baby Boomers están enemistados. Los primeros culpan a los segundos de haber creado un mundo injusto. Es cosa de ver a nuestros líderes estudiantiles increpando a destacados concertacionistas por el CAE.

Los Baby Boomers, en cambio tienen dificultades para entender a los Millenials y su lógica inmediatista, fraguada en una nueva realidad digital. En el escenario global, los Baby Boomers votaron por el Brexit y por Trump. Los Millenials no lo perdonan.

Entre medio se ubica la Generación X, los que nacieron entre fines de los sesenta y fines de los setenta. Los que hoy están cumpliendo cuarenta y cincuenta. En Chile, son la generación perdida cuando se trata de protagonismo político. Vivieron siempre a la sombra de los Baby Boomers, y cuando quisieron reclamar un espacio se encontraron con la arremetida de los Millenials. Los Jackson de esta tierra madrugaron a los ME-Os.

Sin embargo, la Generación X tiene todavía mucho que aportar.

Aunque alcanzaron a vivir en dictadura, el Chile que los vio crecer fue muy distinto al de sus padres. Son los que gozaron la bonanza económica y la apertura de los noventa. Tienen menos traumas en la mochila. No andan aterrados pensando que vuelve la UP.

A diferencia de los Millenials tienen algo de perspectiva histórica. Crecieron en un mundo sin Wi-Fi y no se echan a llorar cada vez que alguien dice algo políticamente incorrecto en redes sociales. Viendo el reciente debate presidencial entre Felipe Kast y Alberto Mayol, dos exponentes de la Generación X, pienso que sería bueno para Chile que les tocara a ellos. De lo contrario pasaremos directamente de las momificadas manos de los Baby Boomers a las hipersensibles manos de los Millenials Los políticos mejor evaluados de la escena local son Giorgio Jackson y Gabriel Boric. En terminología sociológica-publicitaria ambos pertenecen a la Generación Y, más conocida como Millennial.

Cristóbal Bellolio
Escuela de Gobierno
Publicado el Lunes, 20 Marzo 2017 en Las Últimas Noticias