La otra banda de George Harrison

Juan Luis Ossa

Hace semanas que quería escribir sobre esa agrupación extraordinaria que fue The Traveling Wilburys, formada por George Harrison, Bob Dylan, Roy Orbison, Jeff Lynne y el recientemente fallecido Tom Petty. La carrera solista de Petty es interesante, pero su faceta colaborativa, cuyo apogeo se encuentra en los dos discos publicados por los Wilburys, me parece más rica conceptual y temáticamente. Oír el sonido de esos cinco grandes de la música es una experiencia extraordinaria para cualquier melómano.

El origen de los Wilburys —que pronto serían acompañados por el baterista Jim Keltner— puede seguirse en un documental fácilmente ubicable en internet. La historia es más o menos así: un día de 1988 Harrison se encontró en Los Ángeles con Orbison y Lynne, a quienes les comentó que quería grabar algunas de sus nuevas composiciones. Los tres estaban al tanto de que Dylan tenía un estudio en Malibú; lo llamaron y el norteamericano no dudó en recibirlos. A ellos se sumó Petty, pues la guitarra de Harrison estaba en su casa y éste aprovechó de invitarlo. Una vez en el estudio, Harrison cantó las primeras líneas de una de sus canciones ("Been beat up and battered ‘round"). Dylan le preguntó de qué se trataba; Harrison dudó, pero al ver una caja de embalaje con la frase "Handle with care", el grupo concluyó que la canción debía resumir la vida acomplejada de una figura del espectáculo que, a pesar de su fama, necesitaba ser tratado con cuidado.

"Handle with care" fue acompañada de diez canciones compuestas en nueve días. En el documental se aprecia el talento de los miembros de la banda para crear letras y melodías. "Tweeter and the monkeyman", por ejemplo, fue compuesta a partir de una conversación "muy americana" entre Dylan y Petty, que Harrison registró en una grabadora portátil. Cuenta Harrison lo sorprendido que había quedado por la capacidad de Dylan de armar una canción de esa profundidad prácticamente de la nada. A su vez, Lynne resume la increíble casualidad de que el mejor escritor de canciones del mundo (Dylan) estuviera acompañado del mejor cantante de habla anglosajona (Orbison).

El primer disco de los Wilburys salió en octubre de 1988, dos meses antes de que Orbison muriera a los 52 años. El video de "Theend of the line" muestra a los cuatro sobrevivientes acompañados de una silla vacía, puesta allí en honor a Orbison. El disco alcanzó triple disco de platino, y fue seguido de un segundo álbum.

Al final del documental, Harrison resume el sentido primigenio detrás de los Wilburys: reunir a un grupo de amigos cuya pasión por la música era más grande que cualquier disputa de egos. El resultado final sin duda le dio la razón.

Juan Luis Ossa
Escuela de Gobierno
Publicado el Miércoles, 11 Octubre 2017 en La Segunda