Insulza se tira a la piscina

Cristóbal Bellolio

Costó que decidiera. Como siempre, lo pensó varias veces. Pero esta vez -dicen- va en serio. Por eso renunció a su posición como Agente chileno ante La Haya: quiere correr en la primaria del PS.

Es que José Miguel se hizo fama de indeciso, para no decir asegurado. El casi-casi Insulza. Quizás su mejor momento era en 2009, cuando Lagos le hizo sombra y el candidato terminó siendo Eduardo Frei.

Insulza era mejor. Pero, por otro lado, también tiene fama de estadista. El Pánzer carga con varios ministerios políticos y hasta un título internacional.

No es que vaya a decidir la elección, pero indudablemente es un activo en su currículo.

No es una carrera fácil. Su ex Jefe, alias Ricardo Primero está embalado. Dice que no baja su postulación aunque las encuestas digan lo contrario. Además está el abogado Fernando Atria, que si bien no pareciera tener aspiraciones electorales mayores, contribuye a elevar la conversación política. Por de pronto los invita a discutir el sustrato ideológico de las políticas públicas. Lagos e Insulza no son porros. Quieren participar de ese debate. Para los amantes de las biografías intelectuales, será interesante de ver qué diferencias existen entre Lagos e Insulza.

Pero además no la tiene fácil porque la izquierda le reprocha haber regresado a Pinochet de Inglaterra. Aunque el tiempo le dio (parcialmente) la razón -el dictador fue sometido a proceso judicial en Chile por violaciones los DDHH- el recuerdo de esos días no es enteramente grato. Tampoco tienen buenos recuerdos en la derecha; en el mundo liberal sobre su tibia oposición a los desvaríos autoritarios del chavismo. No es que pudiera hacer mucho al mando de la OEA, pero queda la sensación que su sucesor Luis Almagro -ex canciller de Mujica- la tiene mucho más clara respecto de la importancia de antagonizar con fuerza frente a los abusos del régimen semidemocrático venezolano.

A su favor, Insulza tiene un encanto socarrón y ese rumiar nasal que casi siempre termina articulando una reflexión sensata. Insulza, da la impresión, es una persona centrada.

Si Lagos finalmente no prende ni con bencina -cuestión que es posible- Insulza puede seguir en competencia argumentando que a él -todavía no lo han probado. Es un soldado que ha arrancado de tantas guerras que todavía sirve. Y si su candidatura tampoco prende, al menos podrá contarles a sus nietos que lo intentó. Nada peor que quedarse con las ganas.

Cristóbal Bellolio
Escuela de Gobierno
Publicado el Lunes, 05 Diciembre 2016 en Las Últimas Noticias