Glosa de gratuidad e institucionalidad

Ignacio Briones

Decano Escuela de Gobierno

El Mercurio

Señor Director:

No cabe duda de que el Ejecutivo ha sido tremendamente errático en la discusión y sucesivas propuestas que ha avanzado respecto de la implementación de la gratuidad en la educación superior.

La ambigüedad y los reiterados cambios en las fórmulas anunciadas son contradictorios con la importancia que una política pública de esta envergadura supuestamente debe tener.

Y lo que es peor, el Ejecutivo, puesto por sí mismo contra la espada y la pared en materia de tiempos y expectativas autogeneradas, ha decidido utilizar la Ley de Presupuestos anual para hacer política pública de largo plazo.

Cambios fundamentales para el financiamiento de la educación superior hoy son plasmados en una simple glosa presupuestaria y se negocian opaca y discrecionalmente solo con algunos actores.

Esto es incompatible con el estándar democrático que debiera tener una discusión informada y razonada sobre temas públicos de la mayor importancia. Genera además un pésimo precedente que daña severamente a la institucionalidad y afecta a la ya alicaída confianza en el Congreso.

Duele observar que un país que tradicionalmente ha sido reconocido por su calidad institucional en la formación de políticas públicas se embarque en el peligroso camino de los atajos.

Ignacio Briones
Escuela de Gobierno
Publicado el Viernes, 20 Noviembre 2015