¿Excepcionalidad chilena?

Juan Luis Ossa

Uno  de  los  grandes  mitos  historiográficos  dice  relación  con  la  supuesta "excepcionalidad"  de la política chilena cuando se la compara con el resto de los estados latinoamericanos. Desde  que en la década  de 1840 un grupo de exiliados  argentinos  planteara  que  Chile  poseía  una  institucionalidad particularmente ordenada y próspera, el "excepcionalismo" se convirtió en uno de  los  focos  principales  de  los  estudios  publicados  en  o  sobre  Chile.  La economía y el sistema político fueron vistos como modelos a seguir al menos hasta  1973,  cuando  la  "excepcionalmente"  ordenada  democracia  chilena colapsó  a manos de  los  militares. El mito  renació  a  fines de  la década  de 1980, al retornar el país a la democracia mediante una transición pacífica.

Como todos los mitos, el de la "excepcionalidad"  chilena tiene algunos visos de  plausibilidad,  aunque mucho también de  exageración. Si  hiciéramos  una comparación  institucionalista, concluiríamos que, a diferencia  de Argentina o Perú, Chile no tuvo grandes caudillos en el siglo XIX y que, en consecuencia, el sistema político chileno fue más estable que el de sus vecinos. Sin embargo, esta comparación adolece al menos de dos problemas. En primer lugar, parte de la premisa que todo estudio comparativo debe encontrar un "ganador" y un "perdedor".  En  segundo  lugar,  y  más  importante,  asume  que  los  conflictos experimentados  por  generaciones  de  chilenos  obedecieron  a  piedras marginales en el camino, cuando lo cierto es que la política chilena ha sido (y es) profundamente contenciosa.

Esto es lo que nos recuerda el último libro del historiador Joaquín Fernández, "Regionalismo,  liberalismo  y rebelión. Copiapó  en la Guerra Civil  de  1859" (RIL,  2016).  A través  de  un  detallado  estudio  de  archivo,  Fernández reconstruye las disputas entre Santiago y el norte chileno y que, con el paso del tiempo,  derivarían  en  una  cruenta  lucha  armada.  El  autor  propone  — acertadamente, a mi manera de ver— que la "excepcionalidad"  chilena debe ser matizada ante el incontestable hecho de que el país sufrió cinco guerras civiles durante el siglo XIX (contando la revolución de  independencia), señal inequívoca de que la política se disputaba no sólo en los salones del Congreso o del Ejecutivo, sino también en el campo de batalla. Los golpes de Estado en el  siglo  XX  dan  cuenta, a  su  vez, de  que  la  tesis  de  la  "excepcionalidad" chilena tampoco es del todo acertada para comprender la denominada política de masas.

Por supuesto, no se trata (y Fernández no lo hace) de cambiar un mito por otro, como  si  los  historiadores  en  la  actualidad  necesitaran  despojarse  de  las visiones de sus antepasados para hacerse un lugar en la academia. Más bien, se trata de cuestionar el voluntarismo de cierta historiografía nacionalista que, lejos  de  ayudar  a comprender  lo  que  estudia,  complica  o  enreda  más  la interpretación del pasado.

Juan Luis Ossa
Escuela de Gobierno
Publicado el Miércoles, 09 Noviembre 2016 en La Segunda