El mensaje que se perdió

Martin Wright

Escuela de Negocios
Estrategia

Para quienes escucharon el mensaje presidencial del 21 de Mayo, pudo haberles llamado la atención que el foco de los pocos anuncios y avances en materia medioambiental estuvo en regulaciones y medidas orientadas a preservar el patrimonio natural del país.

Estos aspectos posiblemente aportarán a la preservación del capital medioambiental del que gozarán las futuras generaciones de chilenos, pero no lo garantizan y difícilmente nos llevarán a ser líderes en lograr las transformaciones que el Desarrollo Sostenible requiere.

La razón tras esto es que los desafíos del Desarrollo Sostenible ponen a los actores de la sociedad civil, al Estado y al mercado frente a problemas complejos que difícilmente pueden ser solucionados sólo con regulaciones y que se escapan del ámbito particular de acción de cada uno de ellos, por lo que la colaboración y el diálogo son elementos cruciales para avanzar. Más allá del rol regulatorio del Estado, las empresas son las que finalmente se enfrentan a estos desafíos en el día a día con sus operaciones, mientras que los actores de la sociedad civil tienen un conocimiento técnico y una visión de largo plazo que no está restringida ni a ciclos electorales ni a períodos contables. Si bien la Presidenta mencionó en su discurso la intención de colaborar, faltaron mecanismos concretos que fomenten esta cooperación más allá de las buenas intenciones.

Curiosamente, la cuenta pública del Ministerio del Medio Ambiente sí contiene medidas y planes que apuntan precisamente hacia la colaboración entre el Estado, el mercado y la sociedad civil, por lo que es lamentable que se haya perdido la oportunidad de enviar un mensaje que reúna a actores un tanto alejados por las coyunturas recientes, bajo el alero de un problema que los atañe a todos.

Martin Wright
Escuela de Negocios
Publicado el Martes, 09 Junio 2015