El Hospital Alemán de Valparaíso: silencios

Rodrigo Moreno

Facultad de Artes Liberales
El Mercurio de Valparaíso

Hace ya más de quince años, cuando se inició la polémica acerca de la posible demolición del edificio Cousiño, el alcalde Hernán Pinto y varios concejales de la época, insistían en preguntar en una sesión, por qué debía conservarse un edificio si nada “histórico” había ocurrido allí. Para entonces, la palabra “Patrimonio histórico y/o arquitectónico” no estaba en el léxico de la vida política y por ello, malamente se entendía las posibles razones por los cuales un bien sí merecía su rescate y su nominación como monumento.

La pregunta generó un desafío en el grupo defensor del edificio y la respuesta apuntó a dos aspectos esenciales. Por una parte, era un edificio pionero de la nueva avenida Errázuriz, y glorioso sobreviviente del terremoto de 1906. El otro aspecto que se argumentó fue que había sido la casa matriz de una importante empresa carbonífera y que era entonces el fiel testimonio de un período de Valparaíso en donde se construían en la ciudad edificios corporativos de esos que mucho extrañamos hoy. Por supuesto que estos argumentos no ayudaron y en el Consejo se votó mayoritariamente por revertir la declaratoria de Monumento Nacional que por aquellos días había hecho el Consejo de Monumentos. El resto de la historia es ya conocida.

Ahora bien, pasados los años nos encontramos con un segundo caso, aunque esta vez, más complejo y prácticamente sentenciado. El Hospital Alemán dará lugar a la construcción de un condominio, el cual como única gran noticia para la ciudad, tendrá una altura limitada. La noticia fue titular en la prensa pero sin ecos. La desgracia del histórico Hospital Alemán es que justo coincidió con su muerte, la polémica de Puerto Barón y por ello, muchos se volcaron por canalizar su esfuerzo en frenar un proyecto que desde hace media década ya está resuelto y que en la primera discusión, la más importante, la mayoría había callado.

Para aquellos que argumentan que el proyecto en Barón pone el peligro la condición de Patrimonio de la Humanidad, les quiero recordar que la pérdida del Hospital Alemán es mucho más grave porque se pierde una institución histórica de la ciudad y del país, y que además, su edificación, tan antigua como los Almacenes Fiscales del puerto, sucumbe en medio del silencio de sus autoridades, de sus representantes políticos y también de sus innumerables organizaciones ciudadanas porteñas.

Rodrigo Moreno
Facultad de Artes Liberales
Publicado el Martes, 22 Mayo 2012