El futuro del periodismo, la eterna pregunta

Carlos Franco

El tiempo corre por las venas del periodismo en muchos sentidos. Es tiempo presente cuando se autodefine como el arte de contar historias actuales. Aquellas que llamamos noticias.

Tiene algo de tiempo pasado, cuando coquetea con ese ayer que sirve para dar contexto al hoy. De eso saben los artesanos curtidos en la interpretación y el análisis.  

Y otras veces -cada vez más veces- el periodismo se mira a sí mismo y se pregunta por el futuro… por su propio futuro, en un  ejercicio que desafía las lógicas del oficio: que no encaja con la regla de tres (claridad, precisión y concisión) ni convive con la de 5 (qué, quién, dónde, cuándo y por qué), simplemente porque no hay nada menos claro, preciso y conciso que el futuro y, por lo mismo, no hay pregunta que podamos contestar a partir de él. Entonces, ¿cabe hablar del futuro del periodismo? Depende.

La interrogante pierde sentido si tratamos de contestar desde afuera, como si las personas, los medios y los acontecimientos corrieran por una pista y nosotros, los periodistas, por otra, separados por un mostrador.  

El periodismo es según la sociedad. En tiempos de guerra, de dictaduras, de democracias, de tecnocracias, de hermetismos, de datos abiertos, de oscurantismo y de transparencia, el periodismo no es igual. Cambia sus vestiduras. Cambia sus formas porque las necesidades, los constructos, los medios y los códigos también lo hacen; y lo hacen tan a la par, uno con otro, que es difícil decir quién lo hizo primero. Se conectan, se entrelazan, se alimentan y se necesitan, en estado permanente y en espiral; sin punto de inicio ni término. Como el coloquial dilema del huevo o la gallina: ¿Qué es primero? ¿Periodismo o sociedad? Se influyen tan mutuamente que la existencia de uno es la del otro.

Por eso, cuando me enfrento a una pregunta sobre el futuro, con un acento existencial del tipo “¿morirá el periodismo?”, avivada por los tiempos que corren, en que los dispositivos móviles y muchas tecnologías permiten a cualquiera construir relatos escritos, sonoros y audiovisuales, mi respuesta es no. No morirá.

En la forma, el de mañana no será el mismo periodismo que el de hoy, y probablemente lo notaremos solo mirando hacia atrás, cuando mañana sea ayer. Entonces ¿no es más sensato encargarse de hacer buen periodismo-presente?

En 2011 en una visita a Chile el español Arcadi Espada, muy claro, preciso y conciso, dijo: “Si algún día el periodismo muere, un periodista tendrá que dar la noticia”. Sólo podría agregar: exijámosle que lo haga bien.

Carlos Franco
Escuela de Periodismo
Publicado el Jueves, 01 Diciembre 2016