Don Eulogio y el alza de impuestos

Francisco Parro
Escuela de Negocios
El Pulso
 

La reforma tributaria es vista por algunos sectores como la panacea para terminar con la desigualdad. Los que ganan más deben aportar más, dice el gobierno.
 
Para esto, la reforma propone un alza en los impuestos al retorno al capital empresarial (utilidades de las empresas). La premisa detrás de esta propuesta es que un impuesto a don Eulogio lo paga don Eulogio. Sin embargo, la realidad es otra. Los mecanismos de ajuste de la economía hacen que don Eulogio pague solo una parte. El resto lo pagan los trabajadores, consumidores y familias que no siempre pertenecen a los sectores más acomodados.
 
Suponga que el gobierno planea subir los impuestos a las utilidades de la empresa de don Eulogio. Con el alza, don Eulogio verá mermadas sus utilidades ante lo cual tiene cuatro alternativas de ajuste. Conformarse con recibir menos utilidades. Cerrar su empresa al estimar que por las menores utilidades es mejor retirarse y vivir de sus ahorros. Vender más caros los bienes que produce para así compensar los mayores impuestos.
 
O bien, reducir el salario de sus trabajadores o despedir a algunos. La primera de las opciones implicaría que, efectivamente, el impuesto al capital lo pagan los capitalistas (don Eulogio en este caso).
 
De ser así, la reforma tributaria lograría reducir (en algo) las brechas de desigualdad. El problema es que los otros tres tipos de ajustes son igualmente probables y pueden terminar aumentando la desigualdad de ingresos. En general, quien al final paga el impuesto será el grupo que menos posibilidades tenga de buscar alternativas (la parte más inelástica del mercado).
 
Por ejemplo, si don Eulogio vende bienes de primera necesidad y que no son transables en los mercados internacionales, un alza en el precio no afectará la demanda por estos bienes, lo que permitiría a don Eulogio vender una cantidad similar que antes a un mayor precio. Lo que demuestra el caso de don Eulogio es que muchas veces propuestas cuyos objetivos son loables pueden traer resultados indeseados sobre los grupos que pretenden beneficiar.
Francisco Parro
Escuela de Negocios
Publicado el Sábado, 07 Junio 2014