Dinero en fuga y la insólita amnistía chilena

Claudio Agostini

Todos sabemos las magnitudes y para qué se usan los paraísos fiscales. Una cosa es que antes no se tuvieran los datos o los papeles, pero que existen empresas de papel es un asunto sabido. Estoy sorprendido que la gente se escandalice con el caso Panama Papers. Es como que nos sorprendiéramos de que se venden computadores robados en la feria.

¿Por qué razones nace un paraíso fiscal? Hay de todo. Desde las buenas hasta las malas intenciones. Hay razones que son legítimas y legales, y hay otras que no. Legal es, por ejemplo, que tú tienes tus ingresos, pagaste todos los impuestos en tu país, y hay un riesgo de expropiación grande en ese lugar. Si estuviéramos en Venezuela ese sería un conflicto real. A pesar de que tu actividad económica sea legítima, estás en una situación donde te pueden incautar la cuenta de ahorros. En ese caso es una posibilidad pensar “bueno, dejo mis ingresos afuera bajo el nombre de alguna empresa, donde el gobierno que quiere expropiarme no sabe que soy yo”, y no efectuar ningún delito. El problema está cuando algunos más creativos se dieron cuenta de que esto les podría servir para esconder actividades económicas ilegales. Y estas prácticas han existido desde los últimos treinta años.

Pero incluso con el tratado para la colaboración multilateral entre países, es difícil tener conocimiento de la evasión de impuestos en el exterior, porque estos países (los paraísos fiscales) no suscribieron. Aunque sí existen lugares donde históricamente había muchas cuentas con dineros ilegales que firmaron, como Suiza.

Por supuesto que la aparición de este caso supone que hay muchos otros que todavía no salen a la luz. Hay un libro del economista Gabriel Zucman (La riqueza oculta de las naciones) en que él dice que, de toda la riqueza mundial, un 8% está en paraísos fiscales, que es una cifra del 2015. Ahora, si con esto se ven afectados o no los Estados pequeños, depende de cuál sea la realidad. Hay cosas que son legales y cosas que son ilegales y no sabemos todavía cuál es cuál, que es lo que hay que investigar.

El camino para erradicar el problema de la evasión no es una amnistía tributaria, como se hizo en Chile. Y es importante aclarar que es absurdo hacerla justo cuando tienes las posibilidades, más ciertas que antes, de pillar a quiénes están evadiendo impuestos. Esa es la contradicción. Las amnistías, en todos los países del mundo cuando se hacen bien, consisten en que si tienes plata afuera, y la sacaste de manera ilegal, lo primero que tienes que hacer es traerla de vuelta y pagar todos tus impuestos, para no terminar en la cárcel. En cambio en Chile esto significó que quien sacó dinero ilegalmente del país, solo pagará el 8% de los impuestos y además no tendrá que devolver la plata. Además hoy el Servicio de Impuestos Internos (SII) maneja mucha más información que antes. Chile firmó hace dos años un pacto multilateral con 87 países para compartir información tributaria, que entra en vigencia a partir de 2017. Con eso, es absurdo decir “justo ahora que te puedo pillar, te voy a perdonar”. ¿Entonces por qué se hizo? Esa es la gran pregunta de la Reforma Tributaria. Si se mira toda la discusión de la reforma, desde lo primero que se planteó, lo que salió de la Cámara y se discutió en el Senado, y se miran todos los antecedentes y argumentos, nunca jamás estuvo en discusión hacer una amnistía tributaria. Nunca, en las puestas de nadie. Ahora, quienes no se acogieron a esta medida, a partir del primero de enero de 2016, tendrán que pagar todos los impuestos y todas las multas. Y si hay persistencia del delito, las magnitudes aumentan y potencialmente pueden terminar presos.

No se puede saber a quiénes están ligadas las platas que han salido de Chile hacia el extranjero. No hay ninguna información. Aunque el SII puede saber algo ahora: quiénes, cuánta plata tienen y dónde, a raíz de las personas que adscribieron a la amnistía. Mientras no salga esa información públicamente todo lo que se diga es especulación.

Escuela de Gobierno

The Clinic

Claudio Agostini
Escuela de Gobierno
Publicado el Jueves, 07 Abril 2016