¿Usted cree en el castigo o en el perdonazo?

Cristóbal Bellolio

Escuela de Gobierno
Las Últimas Noticias

Como si se tratase de la más feroz discusión política, la pregunta de qué hacer con Arturo Vidal después de su incidente automovilístico en estado de ebriedad dividió casi en dos mitades a la población chilena. Por un lado estaban los que abogaban por un castigo ejemplarizador para el crack de la selección, que básicamente se traducía en su marginación del plantel que disputa la Copa América. Por el otro lado estaban los que abogaban por un perdonazo del DT Sampaoli para que el Rey Arturo pueda continuar alimentando el sueño de levantar el trofeo continental en casa.

Para los primeros, el caso Vidal despertó todos los fantasmas de indisciplinas pasadas, episodios que tanto daño le han hecho al fútbol chileno. El jugador de la Juventus no sólo se fue copas sino que manejó su Ferrari a alta velocidad en carretera, causando un accidente que bien pudo lamentar víctimas fatales. De ahí la indignación del ciudadano que lo increpó en plena conferencia de prensa: con la vida de las personas no se juega. Vidal no sólo faltó a su compromiso deportivo, traicionando la confianza de compañeros y cuerpo técnico, sino que además cometió un delito que supera con largueza la calificación de “error”. Por lo demás, uno podría preguntarse cuántas ganas tiene de ganar la Copa América un jugador que se emborracha dos días antes de un partido crucial en vez de, por ejemplo, estar viendo el partido que juegan sus potenciales rivales a la misma hora.

Los segundos, en cambio, señalaron que el profesionalismo de Vidal no puede ser puesto en entredicho por una situación extra-futbolística. Que no olvidemos que se trata del mismo Vidal que jugó con las rodillas recién operadas para defender a la Roja en el último Mundial. Que si bien es evidente que metió las patas, Celia Punk no merece ser sancionado más allá de la órbita penal. A fin de cuentas, es injusto pedirles a los jugadores que además sean ejemplos para los niños. Lo único que se les pide es que rindan dentro de la cancha y eso Vidal lo hace de sobra. Mal que mal es el goleador provisional del certamen. Varios agregaron que sin el “8” nacional las posibilidades chilenas se reducían considerablemente.

Los primeros dijeron que los segundos estaban pensando en la conveniencia antes que en los principios. Que si el jugador afectado hubiese sido un suplente, posiblemente ya estaría desterrado de Pinto Durán. Que hay doble estándar en el discurso de criticar a los políticos y los empresarios pero implorar vista gorda cuando se trata de salvar el pellejo de un ídolo pelotero. Los segundos no demoraron en tachar a los primeros de puritanos y moralistas. Que las eventuales sanciones bien pueden esperar hasta después de la Copa. Que los goles que convertirá en los próximos partidos los vamos a celebrar todos por igual. Que Sampaoli hizo lo correcto al acoger –en lugar de excluir- al héroe caído.

Chile tiene un nuevo clivaje. ¿A cuál bandopertenece Ud.?

 

Cristóbal Bellolio
Escuela de Gobierno
Publicado el Jueves, 18 Junio 2015